Investigadora estudia si la fluoxetina podría empeorar los síntomas de la tricotilomanía

El tema de la tricotilomanía es realmente complejo y requiere, según mi experiencia, al menos tres vías de atención si la persona quiere intentar superarlo (la terapia puede durar años):

- Apoyo psicológico (se suele trabajar mucho este trastorno en terapia de grupo).
- Asistencia psiquiátrica (es un TOC, y en algunos casos la psicología no es suficiente y requiere medicación).
- Tratamiento dermatológico (para tratar los folículos que no hayan cicatrizado y el cabello se regenere más deprisa y con mayor densidad).

También hay una cuarta vía estética o cosmética -obviamente es opcional- para disimular las zonas que han sido arrancadas: fibras capilares, prótesis capilares femeninas, extensiones, cosméticos que aportan volumen, pelucas etc. Y no es por hacer autobombo ni nada por el estilo, pero a veces este tipo de sistemas de posticería son terapéuticos, sobre todo de cara a la autoestima de la persona que se autolesiona.

Recientemente he leído un artículo recogido por ABC (en el periódico español no, el norteamericano) sobre un estudio llevado a cabo por una estudiante de doctorado de la Universidad de Swinburne (Melbourne – Australia) sobre la tricotilomanía. Reneta Slikboer lleva meses investigando si algunos fármacos muy recetados para tratar este complicado trastorno podrían no ser tan eficaces como se cree, sino incluso podrían aumentar los síntomas de la enfermedad.

La tricotilomanía es un trastorno psicológico por el que las personas se arrancan compulsivamente el pelo, generalmente el de la cabeza, pero también el corporal (pubis, cejas, pestañas etc). Afecta principalmente a mujeres jóvenes, es difícil de tratar y tiene una duración promedio de unos 20 años (es decir, si empieza en la adolescencia la persona suele dejar de sentir la necesidad de arrancarse pelo bien entrada la treintena).

La estudiante de doctorado, Reneta, explica a la revista digital ABC News: “Estaba atónita al descubrir que en algunos estudios sobre los medicamentos aseguran una disminución de los síntomas del 90%, pero las personas sometidas a estos mismos tratamientos que he podido entrevistar aseguran que no les funciona. Por tanto, me resultó curioso”.

Slikboer revisó en profundidad 12 estudios que comparaban la terapia psicológica y la farmacológica frente a los grupos de control. Se sorprendió al ver que un medicamento inhibidor de la recaptación de serotonina muy recetado: la fluoxetina, no es tan efectivo como se pensaba. “El meta análisis demostró que no hay soporte para el uso de este fármaco en el tratamiento de la tricotilomanía. No disminuye en realidad los síntomas. De hecho hay una posibilidad de que pudiera aumentarlos, por lo que este hallazgo es importante y es algo que los profesionales sanitarios deberían conocer”.

Hay dos mujeres que participan en el estudio cuyas declaraciones tambien han sido recogidas por el periodista que ha redactado la noticia: S. Pounsett y K. Bruston.

Pounsett, de 31 años, padece tricotilomanía desde hace 20: “Me arranco el pelo del cuero cabelludo, pestañas, cejas y vello de los brazos y piernas. Creo que está relacionado con mi ansiedad y el estrés”.  “Empecé arrancando las pestañas, ya no tenía ninguna. A medida que fui creciendo, probablemente alrededor de los 8 años empecé a tirarme de las cejas”, explica Kristy Bruston. “No me gusta hacerlo, me pongo muy ansiosa pero cuando lo hago, es un alivio. Ahora sí soy realmente consciente cuando estoy tirando, pero a veces todavía entro en un trance y no me doy cuenta”.


La tricotilomanía es difícil de tratar, en la mayor parte de los casos con mucha terapia psicológica se pueden solamente disminuir los síntomas. Tiene efectos devastadores, sobre todo la vergüenza que sienten las personas que la padecen. “Siempre que alguien me mira lo primero que pienso es que se han dado cuenta de que tengo una calva en la cabeza”, declara Bruston. 

Este estudio, avalado por la doctoranda de la Universidad de Swinburne, también concluye que el apoyo social es indispensable para las personas que padecen tricotilomanía. Pounsett por ejemplo forma parte de un grupo de apoyo en esta línea y ha probado muchas técnicas: “Marco en el calendario los días que soy capaz de pasar sin arrancarme pelos, a veces puede ser una semana, dos, pero luego vuelvo”.  El año pasado esta paciente logró dejar de tirarse del pelo dos semanas completas. “Es muy fácil que alguien te diga: ¿por qué no lo dejas? Esto es una adicción, por eso es tan difícil. Quieres y no puedes dejar de hacerlo, es ahí donde todos los sentimientos de vergüenza entran en acción”, explica. 

La tesis doctoral de Renata Slikboer espera que pueda ayudar a que muchas personas que padecen tricotilomanía puedan encontrar mejores tratamientos, incluso Bruston, que participa en el estudio como paciente está segura de que puede ser un cambio en su vida: “esto es muy estresante y me cuesta socializar, no tengo una gran vida social, tengo un pequeño grupo de amigos y evito estar en público. Ha sido muy duro tratar de salir y de ser una persona normal”.

Fuente: http://www.abc.net.au/news/2015-07-21/compulsive-hair-pulling-medication-could-increase-symptoms/6637924

Miley Cirus se depila la sobaca con cera, y se lo pega a un amigo en el pelo

Sí, ya sé que no tiene mucha vinculación con la alopecia, con los problemas hormonales,el SOP, la areata, la tricotilomanía etc etc, pero sé que la depilación a muchas les trae de cabeza! No es el caso de la actriz y cantante Miley Cirus, anteriormente conocida como Hannah Montana. Niña Disney que les salió rana.

Se ha depilado la sobaca y ni corta ni perezosa ha publicado en Instagram los pelillos (porque son pelillos, que es rubia lampiña) atrapados en la cera. Pero esto no es lo mejor  de todo, aparte de demostrar que a ella también le salen pelánganos en las axilas (pero finos y rubios, claro). Cogió el cacho de cera y se lo pegó a un amigo en el pelo, en plan maximun trolling. ¡Qué asco!

Fuente de las fotos: Instagram.

El post del viernes: las riñoneras son para el verano

En los años 90 una chica de clase media y de provincias, como servidora, seguía todas las modas que ahora mismo me parecen horripilantemente horrorosas. Por ejemplo: zapatillas de deporte con plataforma, pantalones vaqueros acampanados, camisetas de estampados imposibles al puro estilo Príncipe de Bel-air, botorras Mustang, pantalones de chándal con corchetes, cazadoras tipo bomber… Lo único que conservo con cariño es un par de Doc Martins de color rojo. Menos mal que el primer año que viví en Madrid hice un cambio de imagen radical :)

Ahora ya no me preocupo nada por la moda, es más, saco del armario lo primero que me cabe y ya no me importa demasiado de si me gusta o no. Con que me tape, me vale. Es lo que tiene haber engordado tanto… Debería dejar de lloriquear y ponerme a dieta de una maldita vez por todas, pero es que me pierde la comida. Comer es mi vicio, sobre todo de noche, llego a casa de trabajar y me comería hasta las cortinas de la cocina.

Bueno, vivir en un pueblo tiene sus ventajas y sus inconvenientes, sobre todo ahora en verano, que puedes salir a que te dé la fresca al anochecer. Lo que es un coñazo es estar pendiente de si llevas encima el manojo de llaves. La frase cuando salimos fuera es: “¿Has cogido llaves?”. Y ya ha tocado llamar al cerrajero por quedarnos “encerrados” por fuera…

Si además te pones unos pantalones cortos sin bolsillo y una camisetilla, lo de estar con el llavero en la mano es un coñazo, y no es raro que se me olvide en alguna parte y después tenga que hacer memoria para poder entrar en casa. El bolso bandolera estorba, al igual que la mochila (¿mochila para un paquete de clines, afterbite y unas llaves?). Entonces me di cuenta de otra moda hortera de los años 90: ¡¡¡LA RIÑONERA!!!

Creo que todas hemos usado riñonera, reconocedlo. Tendría unos 10 años cuando me dieron la primera. Era de propaganda. Posteriormente heredé una de mi padre más premium, de cuero. Indispensable para ir de excursión o de campamentos. Lo llevas todo delante tipo canguro, hasta la cámara de fotos, tienes las manos libres y no es un incordio como una mochila todo el día a cuestas. ¡Justo lo que necesitaba!

Ayer estuve en Tiger buscando frasquitos para meter especias de cocina, cuando levanté la vista y las vi: RIÑONERAS con dibujos estampados. ¡Oh my God! No pensé que todavía se fabricaran, le iba a pedir a mi madre que me buscase la vieja en casa. Compré una (no recuerdo si me costó 4 ó 5 €). Mi novio dice que le sangran los ojos. Pero resulta que la mayoría de vecinos todavía las usan (de hecho esta mañana me he cruzado con una señora mayor que la tiene de la Expo’92). ¡Ande yo caliente, ríase la gente!

Fuente de la imagen: www.fotogramas.es

Ex Miss Delaware hace un tour por USA para desestigmatizar la alopecia femenina

Hace apenas unas semanas, la web del canal de noticias Fox News, un gigante mediático en Estados Unidos publicó el siguiente artículo: Female hair loss needs to be talked about, shed stigma, experts say. Porque más de 30 millones de mujeres en Estados Unidos, es decir, 1 de cada 4, sufren de caída de cabello de afinamiento a partir de los 35 años según las estadísticas. Y por supuesto es un tema del que raramente las mujeres hablan. Algo que sucede yo creo que en cualquier país occidental donde el canon de belleza femenino es el de una mujer con cabello abundante, sano y preferiblemente largo.

La noticia recoge que dos mujeres, una de ellas fue reina de belleza, están trabajando duro para tratar de desestigmatizar este problema a través de un tour por el país, en el que pretenden informar, sensibilizar y llamar la atención de la población sobre la alopecia femenina, así como ofrecer su apoyo y guía a las mujeres que padecen este problema.

En 2011 Kayla Martell fue coronada Miss Delaware y posteriormente concursó en Miss América a pesar de estar completamente calva. Había estado perdiendo pelo desde la edad de 11 debido a alopecia areata, y sigue padeciéndolo en la actualidad, a sus 26 años.

“Cuando mi pelo empezó a caer lo que más recuerdo es que mi única referencia de mujeres con aloecia eran las que estaban en tratamiento de quimioterapia”, explica para la Fox, “por lo tanto, asocié la caída de pelo con la idea de que estaba muy enferma”. Esto me recuerda a otra entrevista que le hicieron a una medallista olímica de natación, también norteamericana, que padece alopecia universal desde pequeña. Podéis leer la historia de la plusmarquista Staciana Stitts aquí. 

Esto sucede en parte porque no se habla suficiente del problema, añade la modelo. Y tiene razón. Si ocultamos el problema como normalmente se viene haciendo, las personas sólo asocian alopecia en la mujer con el cáncer, ya que se ignoran las demás posibilidades: androgenética, areata, universal, alopecia frontal fibrosante… A ver, no digo que haya que sentirse orgullosas ni nada por el estilo, pero tampoco obsesionarse con ocultarlo como si fuera algo absolutamente humillante. Hay mujeres totalmente calvas que no les importa vivir mostrando su imagen al natural, sin ni siquiera usar pañuelos. Y es algo de admirar y 100% respetable. De hecho, en este reportaje que publicó recientemente la revista Vogue, varias mujeres hablan de cómo han decido cubrir -o no- su alopecia femenina (por quimio, de caracter autoinmune etc). También se puede optar por vivir este tema con la mayor discreción y privacidad absoluta, que es lo más habitual, pero si no existieran mujeres valientes como Kayla, la alopecia femenina seguiría siendo prácticamente un tabú, ¡y no somos culpables de que nos pase! 

Kayla Martell conoció a Flora Fuentes, una empresaria que tiene su propio salón de belleza y firma de prótesis capilares en Nueva York: Unique Hair Concepts. Flora empezó a trabajar como recepcionista en una clínica de tratamientos para la alopecia. La ex Miss Delaware es clienta de Flora.

“Encontré algo que funcionaba para mí, con mi estilo de vida, y me ayudó a sentirme bella de nuevo, pero me llevó algo de tiempo recuperar la confianza”, explica Martell. Sin embargo, dependiendo de su estado de ánimo, se pone la prótesis capilar (peluca completa) o va sin nada. Lo compara con tanta naturalidad como elegir zapato plano o ponerse tacones. Y creo que es algo maravilloso de cara a normalizar y a universalizar la situación: NATURALIDAD. Salir a la calle y que su imagen grite: ¿Qué pasa? ¿Es que no sabes que hay mujeres que se quedan calvas o que pierden el pelo aunque no estén con la quimio? ¡Despierta, chaval!

Fuentes explica a Fox que los hombres pierden el cabello generalmente por su genética, pero en las mujeres las causas son muy numerosas: desajustes hormonales, postparto, menopausia, tiroides etc.. Para estos casos, hay tratamientos y soluciones cosméticas como las prótesis capilares o pelucas.

Martell y Fuentes están unidas en esta cruzada porque ven que el principal obstáculo para conseguir regererar el pelo es tener acceso a información, por lo tanto se han embarcado en un tour que las llevará por todo Estados Unidos para mostrar a las mujeres que hay opciones.

“Las mujeres vienen a nosotras y nos dan las gracias porque no pensaban que había tantas opciones”, explica Fuentes, de origen ecuatoriano. “Muchas mujeres se sienten solas, y que son las únicas que sufren por tener afinamiento en el pelo”.

El objetivo del tanden Martell-Fuentes es llamar la atención sobre esta problemática para que las mujeres se vean más fuertes y respaldadas. Consideran que dar visibilidad sobre la alopecia femenina puede cambiar la vida de milllones de mujeres. “A veces esto significa sentirse cómoda con tu cuerpo”, explica Martell, “encontrar una forma de levantarse por al mañana y que te encante lo que ves en el espejo”.

Noticia original: http://latino.foxnews.com/latino/health/2015/06/22/female-hair-loss-needs-to-be-talked-about-shed-stigma-experts-say/

7 factores de riesgo de padecer alopecia femenina según un estudio en gemelas idénticas.

El Dr. Bahman Guyuron es un médico muy conocido, al menos en el panorama español. Se trata de un cirujano especializado en transplantes de pelo que ha hecho un estudio sobre la incidencia de la alopecia femenina en 42 pares de gemelas idénticas, para determinar otros factores de riesgo al margen obviamente de la genética. Ayer ví este artículo publicado en el diario online del grupo mediático CBS (el post sobre las últimas novedades en tratamientos de alopecia femenina es de esa misma web) y me llamó mucho la atención. Hay cosas muy obvias como el estrés y las hormonas, pero otras un tanto curiosas: el hecho de tener más dinero como factor de riesgo (la gente rica es más proclive a perder el pelo según este cirujano, entonces yo debería ser multimillonaria) o el hecho de dormir mucho. Es cierto que en mis años mozos podía estar en brazos de Morfeo durante 12 horas tranquilamente sin parar. A medida que pasa el tiempo duermo cada vez menos. Mi record pueden ser, qué sé yo, 8 horas seguidas si tengo suerte, pero normalmente ya no paso las noches del tirón. Es lo que tiene hacerse viejuna y cumplir 30. Lo llevo fatal.

Estos son los 7 factores de riesgo de Guyuron (perdón por la traducción, es un poco rápida):



1) El factor hereditario. La caída del pelo en mujeres tiene una  base hereditaria, justo como sucede en los hombrs. No hay manera de que las mujeres puedan cambiar sus genes (de momento). Pero hay un estudio nuevo que sugiere que hay “algunas cosas” que las mujeres pueden hacer para no perder el pelo.


En este estudio, el Dr. Bahman Guyuron, jefe de departamento de cirugía plástica en la Case Western School of Medicine, buscó signos de alopecia en 42 pares de gemelas idénticas. Los gemelos tienen el mismo ADN, pero hay diferencias en su estado de salud que se atribuyen al estilo de vida.

2) El estrés psicológico produce desajustes hormonales.
La ansiedad llena nuestro torrente sanguíneo de hormonas, incluyendo aquellas que eliminan la protección de los folículos pilosos, como por ejemplo la enzima 5 alfa reductasa. Cuando la testosterona se libera sin control en nuestro cuerpo, el pelo se afina.


3 y 4) Demasiado dinero y demasiadas horas durmiendo: riqueza y dormir parecen ser, según este estudio, un factor de riesgo más alto que el estrés y los desajustes hormonales. Guyuron observó que la gemela que tenía una economía más saneada padecía una mayor caída de pelo, y además, descubrió que los gemelos más dormilones tendían a perder más cabello. ¿Qué explica este peculiar hallazgo? El Dr. indica que una mayor riqueza va de la mano con tener más estrés psicológico. Además, gastar más dinero en en productos anticaída que paradójicamente, según este cirujano de injertos, dañan todavía más el pelo a largo plazo (obviamente un cirujano de injertos va a barrer para su terreno). También tiene otra teoría de que las ricas gastan más en productos anticaída porque se les cae más el pelo y están tratando de compensar la pérdida de cabello (mi opinión: esta idea es un poco peregrina, pero él sabrá).

5 y 6 ) Divorcio y presión arterial alta: ¿qué tienen en común el divorcio y la tensión alta? Ambos están vinculados a la caída del pelo, según este estudio. “El divorcio genera estrés y desajustes hormonales”, explica. Y respecto a la tensión, si no está tratada, causa daños en los vasos sanguíneos del cuero cabelludo que riegan los folículos pilosos.

7)  Tabaquismo: según Guyuron es el factor número de la alopecia en mujeres. La nicotina hace que la piel esté grasienta y que la salud del cabello se perjudique.

Mi opinión: me resultan curiosas las conclusiones sobre el exceso de sueño y el poder adquisitivo, los otros riesgos: estrés, genético, hormonas, tensión arterial, adicciones etc son de perogrullo :-D

Si queréis leer la noticia original: http://www.cbsnews.com/pictures/eek-hair-loss-in-women-top-7-risk-factors-revealed/

¿Qué nuevas opciones farmacológicas o avances hay para tratar la alopecia femenina?

Imagen: ABC.com

Leo en la web de CBS la siguiente “buena” noticia y es que, según las declaraciones de un médico de Miami, el 80% de sus pacientes obtiene resultados positivos con las infiltraciones de plasma. En dos  meses se puede reducir la caída a un nivel normal. Lleva aproximadamente un año revertir el afinamiento”. Estas son las declaraciones de un médico afincado en Miami – Dr. Joseph Greco- que realiza tratamientos en base a plasma sanguíneo para sus pacientes de pelo pobre.

No sé hasta qué punto este artículo es una noticia o un publirreportaje. En cualquier caso, hace un recorrido por las opciones más novedosas que hay en USA supuestamente  para tratar la alopecia femenina. Es un mix de dos casos de éxito (una mujer con areata y otra que probablemente tenga AGA), no un estudio científico avalado ni nada de eso.

Minoxidil con “más cosas”

En este artículo también entrevistan a una tal Arlyn Stern, que tiene alopecia areata, “Estaba increiblemente devastada”, afirma. Su médico le recomendó probar un compuesto a base de minoxidil al 5% y otros ingredientes, y ahora Stern tiene la cabeza llena de pelo. Mi opinión es que, bueno, el 80% de las alopecias areatas se resuelve por sí mismas, así que tampoco se puede extrapolar que esa “fórmula desconocida” que se añade al minoxidil 5% sea verdaderamente la panacea contra la alopecia areata… En cualquier caso, la botella, según este artículo, cuesta unos 30 dólares (25 euros) que está más o menos en la media (en mi época, 120 ml de minoxidil costaba unos 20 euros aprox dependiendo de la marca).

Plasma rico en plaquetas
 
“Es un momento emocionante para los avances en materia de soluciones para alopecia” dice el dermatólogo Shani Francis, una de las nuevas terapias que aplica es el “Plasma rico en plaquetas”. Su paciente, Sharon Eckhart, que sufre efluvio paga unos 1400 dólares (1200€ por sesión) cada seis meses: “Es acumulativo, así que cada vez que me lo hago los resultados se suman”.

Una centrifugadora concentra las plaquetas de la propia sangre del paciente, y, bajo anestesia local, se inyecta en el cuero cabelludo. El objetigvo es convertirlo en células madre y generar vasos sanguíneos que alimenten el folículo. “Vemos resultados positivos en el 80% de nuestros pacientes”, explica Dr. Greco de Miami. Según los expertos, estas terapias novedosas en base a la “tecnología punta”, según el artículo, se pueden combinar con otros tratamientos más tradicionales.

Casco “Igrow” para ir a la oficina.

Cascos y cepillos con “laser”

También hablan de los cascos y cepillos de “laser” que se utilizan en casa, que tienen un precio entre 300 y 700 usd (270-630 €). Por ejemplo es el caso de la tal Sharon que cita el artículo más arriba, ella hace el tratamiento laser en su casa, y va a inyectarse plasma cada seis meses a la consulta de su dermatólogo.
El Dr. Francis está de acuerdo con los cascos de laser: “He visto buenos resultados. Es una inversión para la persona que paga por estos dispositivos, pero una vez que lo compran, es una opción potente”, dice.

Tanto Arlyn Stern como Sharon Eckhart (las pacientes entrevistadas por CBS) consideran que están agradecidas a estos tratamientos (minoxidil con cositas, plasma sanguíneo y el casco del laser casero) y que invertir cada penique ha merecido el esfuerzo.

Mi opinión personal: 

El titular es muy pretencioso porque no expone nada nuevo bajo el sol. El plasma rico en plaquetas se está estudiando y aplicando en dermatología desde hace años. En resultado para las arrugas y el descolgamiento de la piel es asombroso. En el pelo no sé si tanto. La buena noticia, desde luego, es que con el tiempo se invvestiga y se mejora la técnica, hasta el punto de ofrecer buenos resultados (80% según el artículo): aunque tampoco especifica exactamente cómo y cúanto han mejorado (normalmente se afeita una zona de muestreo y se va haciendo un recuento). Esta noticia no tiene ningún afán científico de todas maneras, despierta el interés social y probablemente tenga algo – o mucho – de publirreportaje.

 Algunas lectoras me escriben para que les dé mi opinión sobre si merece la pena invertir en este tratamiento de plasma, ya que es un proceso costoso y quizá doloroso (no sé si te ponen anestesia, al menos la mesoterapia capilar sí te la suelen hacer “a pelo”, jeje, chiste malo).  Respondo siempre lo mismo: no puedo tener opinión porque no lo he investigado ni mucho menos lo he probado, y por tanto calladita estoy más guapa. Tampoco tengo intención de hacérmelo, pero entiendo que para una persona acomplejada por su alopecia, este nuevo tratamiento sea una opción que les dé esperanza.

No obstante, aunque ahora las sesiones de plasma rico en plaquetas sean caras, pensad que con el tiempo sucederá presumiblemente como con la depilación laser. Recuerdo cuando empezó a anunciarlo la desaparecida Corporación Dermoestética (hará casi 20 años): depilarse las piernas completas rondaba el millón de las antiguas pesetas. Ahora hay bonos y cada sesión cuesta algo menos de 100 euros.

Respecto al laser, probablemente se haya sofisticado y modernizado. Pero no sé hasta qué punto ofrece resultados reales en alopecia de tipo androgenético. Las autoinmunes son sui generis porque básicamente el pelo se hace y deshace cuando le viene en gana, aunque los medicamentos con cortisona o irritantes sí pueden estimularlo. En muchas ocasiones he relatado que hace casi 14 años mis padres se gastaron unos 1500 euros entre las “sesiones laser”, champús, lociones y ampollas. El resultado en mi caso: PRÁCTICAMENTE NULO. Pero es que teniendo alopecia areata, donde no hay mata, no hay patata. De todos modos mi teoría es que había un % de minoxidil en las ampollas que me mandaban echar en casa (a días alternos), porque tuve efectos secundarios similares a cuando lo usaba recetado por el médico y lo compraba en a farmacia, y vi algún pelito nuevo (que por supuesto se cayeron cuando dejé de hacerme ese “tratamiento cosmético”).  Si la comercial que me captó en la clínica de laser hubiera sido la mitad de la mitad de la mitad de experta en tricología de lo que fingía ser, y si el supuesto dermatólogo fantasma que supervisaba mi tratamiento me hubiera explorado, pues quizá hubiera sido otra cosa. O a lo mejor el tipo de alopecia que tuviera iba a ser lo de menos, ya que se trataba de un tratamiento igualmente “estándar”.  Bueno, pero han pasado ya muchos años de eso, pelillos a la mar.

Fuentes
http://miami.cbslocal.com/2015/07/15/new-options-to-treat-female-hair-loss/
Igrow casco laser.

¿Puedes adivinar la película según la escena en la que pase algo con el pelo del/la protagonista?

A ver, queridas lectoras cinéfilas, reconozco que hay algunos fotogramas puestos a huevo, pero hay otros que puede costar sacarlos un poquito más! ¿Podéis adivinar los títulos de todas las películas sin mirar las soluciones? ¡No hagáis trampa!


Pista: Christian Bale y Winnona Ryder son compañeros de reparto.


Pista: la protagonista de esta película también desayunó con diamantes.

Pista: Anne Hathaway ganó el Oscar por su interpretación en esta.


Si leéis el blog os la sabéis seguro.




“V de Vendetta”.


“Cosmopolis”.

 .
 

Soluciones aquí: http://bit.ly/1Ohlj7v

Los productos Panten, Garnier, Deliplus, Gliss, Revlon, Schwarzkopf etc… son buenos para las pelucas y las prótesis capilares?

Este tipo de cosméticos capilares están creados y formulados para personas que los utilizan en el pelo que les sale de la cabeza, es decir, el que crece en el cuero cabelludo y tiene tu ADN. No están orientadas al sector de la posticería. Seguramente hay muchos productos cosméticos de estas famosas marcas en el mercado, principalmente dirigidas a cabezas humanas, que ofrezcan maravillosos resultados aplicados a prótesis y a pelucas. Desgraciadamente no he podido probar todas (más que nada porque hay cientos, y ahora estoy más interesada en marcas profesionales). Seguramente hay productos fenomenales que le dan mil vueltas a los que yo considero idóneos, pero no los he probado.

De hecho, muchas lectoras del blog me envían mensajes para recomendarme cosas que les van bien, como por ejemplo el aceite milagroso de Garnier o el Champú Hidracolágeno para cabello seco.  Fue una de mis clientas la que me habló de la marca TAHE, una empresa española de cosmética capilar lowcost que nos ha dado excelentes resultados para hidratar prótesis capilares y pelucas (lamentamos mucho que no fabriquen su champú en formato litro). De hecho, el comercial del almacén (cuya clientela es 99.9% peluquerías normales) siempre me recomienda otras marcas y siempre le digo lo mismo: primero mándame  muestras para ver qué tal funcionan, y si dan resultados, ningún problema en hacer un pedido grande.

Por tanto, si llevas peluca de pelo natural, parcial de clips o prótesis capilar y por ahorrar dinero le pones  una mascarilla que puedas encontrar en cualquier supermercado porque a tu vecina del rellano, a tu sobrina, a tu compañera de clase o a tu prima le vaya estupendamente en su cabello biológico, a lo mejor sucede justo lo contrario en tu pelo postizo. Me explico: que en el bote ponga “suavidad máxima”, “rizos perfectos”, “nutrición absoluta” o “reparación intensiva” no significa que vaya a ser efectivo en una prótesis capilar, unas extensiones, un parcial o una peluca. A veces simplemente basta con alternar o con cambiar la marca de cosméticos que estamos usando para que todos los problemas desaparezcan por el desagüe :-)

El post del viernes: arreglar un arañazo / rozadura en el coche con esmalte de uñas

No queda ni tan mal. El otro día me confié y me di un buen rozón contra la columna del garaje. Cuando todavía vivía con mis padres, me las forraron de cartón y goma espuma para evitar disgustos (más que nada porque no tenía coche propio y se lo cogía prestado). Siempre he sido torpe para maniobrar, lo reconozco. El otro día me confié y juro que ha sido el primer percance que he tenido en años. El primer rozón es el que más duele, los otros se encajan con más resignación. Para colmo la aleta ya estaba abollada (segunda mano).

Mi seguro no es a todo riesgo así que para ahorrar taller, me puse a buscar soluciones caseras por ahí. Probablemente los que tengáis conocimientos de chapa y pintura os estáis echando las manos a la cabeza y tenéis toda la razón: utilicé un pintauñas cosmético para disimularlo. Esto es como si alguien se compra un tinte en el mercadillo y se lo echa en la cabeza. En este caso el resultado no ha sido tan chapucero, y he de decir a mi favor que la rozadura está en la aleta justo encima de la rueda (no sé si se llama guardabarros o algo así). Si no te agachas y te fijas no te das cuenta de que es una ñapa. Aparte en esa zona se me ensucia mucho de polvo, salpicaduras, barro… Lo cual no es muy glamouroso, pero disimula más.

En este tutorial podéis ver cómo se arregla un rayón con el mini bote de pintura formato pintauñas (en el vídeo se usa un producto específico para carrocería, yo cogí un esmalte Deliplus que tenía por casa).También hay unos rotuladores gordos, que son más cómodos de aplicar: https://www.youtube.com/watch?v=wCfr2Czxc00

Lo que se suele hacer en estos casos es acumular “percances” y al final de año (cuando se termina la cobertura a todo riesgo) repararlo todo de golpe (chiste malo).

Bueno, si el truco os puede sacar de un apuro, fenomenal. Jamás he tenido ningún accidente (toco madera) pero desastre con el coche soy un rato largo. Una vez lo metí en el box para lavarlo con la pistola de agua a presión y cuando terminé de mojarlo entero me di cuenta de que una de las ventanillas estaba bajada. El asiento del copiloto se quedó a ronchones por el jabón.

En otra ocasión, esto fue hace por lo menos 10 años, llegaba tarde a una reunión y me puse tan nerviosa que tuve que parar un coche patrulla, poner voz de idiota, y pedirles que me lo terminaran de aparcar. Era la berlina de mi padre y a pesar de tener un hueco hermoso fui incapaz de meterlo bien. La última liada – no es la primera vez ni la última que me pasa- es que lo dejé en una zona que no conocía y al volver no lo encontraba, así que pensé que me lo habían robado. Qué agobio. Justo cuando iba a llamar a la policía identifiqué un portal y lo encontré. ¡Ufff qué susto!

Soy calva pero no me atraen los calvos: el derecho a elegir con quién nos liamos

Este post está inspirado en un genial artículo de la revista online Weloversize: Soy gorda pero no me gustan los gordos. Este párrafo resume el manifiesto de una manera más que elocuente:   “Muchos creen que, para las gordas, follar  hacer el amor es como ir de compras, que la mayoría de veces nos tenemos que conformar con lo que nos cabe y no con lo que nos gusta.  Pero que no, chiquines, que no, que en esto del ligar,  sí podemos elegir”.
Aunque el sobrepeso no sea vuestro problema -y sí la alopecia femenina, por eso obviamente estáis en este blog- os recomiendo que os lo leáis de pies a cabeza porque se puede extrapolar punto por punto.
Bueno, con Guardiola y Varufakis hago una excepción jijiji.

Un inciso. Y quiero remarcarlo bien para que no quepa la más mínima duda: un chico con prótesis capilar, ante mis ojos y ante los ojos de cualquiera que no sepa que la lleva, NO ES un chico calvo. Y aunque lo supiera, me daría exactamente igual porque lo que proyecta es una imagen de chico u hombre con cabello. Lo mismo si  se ha injertado pelo o si utiliza fibras capilares para redensificar la zona. ¿O es que si te gusta físicamente una persona la vas a rechazar porque se haya operado la nariz o se haya puesto una prótesis en el mentón? O lo más habitual: ¿vas a rechazar a alguien por sus implantes dentales? 
Por supuesto los chicos que deciden pasarse la maquinilla, lucir calvicie con orgullo y olvidarse del tema pueden ser extremadamente atractivos, de hecho, sabed que a muchas mujeres les pone una cabeza rapada más que cualquier otra cosa  (o a lo mejor no son guapos, pero tienen otras virtudes como la inteligencia, el sentido del humor, ser muy buenos amantes y muy buenas personas). Sin embargo, lo que me ha pasado desde siempre -y sé que les sucede a otras personas- es que un chico calvo no me atrae, mientras que unos kilos de más, unos diente algo torcidos, una nariz aguileña o cicatrices de acné no me han importado nada si el chico me gustaba en conjunto.

Pero, la otra cara de la moneda, queridas, tal y como sigue el artículo de Weloversize es que ellos también pueden elegir”. Y tienen todo el derecho del mundo. En esta revista online hablan mucho de Tinder y de otras Apps de Dating. Personalmente me considero fuera de mercado porque me veo más casada que otra cosa, y además, en mi época solo existía Meetic y poco más así que no tengo ninguna experiencia de rechazo online reciente. Sí que hice un experimento “sociológico” en el año 2007. Conocí a un chico por internet, no sé si fue en MySpace. Él me mandó una foto y no era ningún Dios del Olimpo desde luego. Tenía el pelo largo estilo Heavy Metal, algún kilillo de más. Fofisano que se dice ahora. Era muy majo así que creo que le di mi Messenger (no recuerdo bien la historia, o si fue por webcam o algo así). Yo en esa época estudiaba en la Universidad y tenía muchísimo tiempo libre. Chateamos unas horas y me confesó que llevaba un implante coclear para poder oír (algo digamos más aparatoso que un audífono moderno, ya que se coloca en quirófano y va implantado en el cráneo). La verdad es que relacionamos siempre la sordera con la vejez, aunque mucha gente nace con ese problema. Podría ser la razón de su pelo largo, ahora que lo pienso. Yo no iba con intención de ligar ni nada, quería ver cómo reaccionaba sobre la alopecia femenina y la verdad que contarme lo de su problema de audición me lo había dejado en bandeja.

Bueno, la cosa es que yo le dije que se me caía mucho el pelo y que estaba probando varios tratamientos. Su reacción fue, en parte, tal y como ya me esperaba: me preguntó si se me había caído mucho o poco, si la medicación funcionaba, si “seguramente es por estrés y cuando te tranquilices se te pasa, que las chicas no os quedáis calvas”, y ya el remate fue que me pidió fotos del antes y del después para qué sé yo, hacer una evaluación de daños y analizar si le compensaba o no seguir conociéndome a pesar de mi fea alopecia femenina o algo por el estilo.
Mi intención no era ligar ni echarme novio, era más curiosidad que otra cosa, pero esta reacción le podía haber hecho mucho daño a una chica con alopecia que sí quisiera tener algo más con él. No recuerdo si le bloqueé directamente o si le puse cualquier excusa para desconectarme y posteriormente eliminarle de la lista de contactos. A partir de ese día, nunca más se supo.

Pero sí es cierto que la conversación me marcó. De hecho, todavía me acuerdo de la anécdota. Primero pensé: “Vaya un tío superficial, ¿qué se habrá creído? ¡El también tiene lo suyo!”. Respecto a mi complejo por la alopecia, en ese momento pensé que era mejor llevarlo totalmente en secreto pues el miedo al rechazo planeaba sobre mi cabeza.  Luego, por otra experiencia posterior pensé -y pienso- que es mejor contarlo: siempre y cuando tengas confianza con esa persona. No a la primera de cambio después de dos revolcones, pero tampoco dejarlo pasar durante meses o años… Si lo haces con naturalidad el interlocutor no lo tomará como algo tan tan tat horrible. Si para ti es un trauma espantoso que te limita absolutamente a hacer cualquier cosa en tu vida (trabajar, estudiar, salir de casa, socializar…) lo que proyectas no es que tienes alopecia (eso es lo de menos) sino la palabra  PROBLEMÁTICA más grande y llamativa que el cartel de Welcome to Fabulous Las Vegas. En lugar de conseguir que la otra persona se convierta eventualmente en tu apoyo y confidente, va a huir sin mirar a atrás como de la peste negra, ¡y más sabiendo cómo son los hombres, que no les gusta complicarse la vida para nada!

Para rematar, este otro párrafo de Weloversize no puede explicarlo mejor:

Apelamos a la supuesta superficialidad de una persona como excusa para sentirnos mejor ante este rechazo, y no tiene por qué. A no ser que seas demisexual  de esos que dicen que se enamoran sólo y únicamente del interior de las personas, sin tener en cuenta sexo ni nada… entonces no seas hipócrita ¿Acaso no funciona así el Tinder? Vas eligiendo o descartando posibles parejas según sus fotos… blanco y en botella, ¿no? A ti también te atrae más un tipo de persona u otro según su físico, a todos nos pasa, a todos nos gustan más unos rasgos que otros, unos olores, unos comportamientos… ¿y eso nos hace superficiales? Es pura ciencia. Y es lo más aceptable del mundo”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Popups Powered By : XYZScripts.com