DIY Cómo hacer champú casero para lavar el pelo en seco

Fuente de la imagen: Elpais.com

Lo leí en El País el otro día. La verdad es que discrepo un poco de las ventajas de hacer tu propio champú casero en seco pero me parece una idea muy curiosa y original :)

Según este periódico, supone un ahorro de tiempo y de dinero, y técnicamente así es:

- 100 gramos de arroz cuestan unos 15 céntimos de euro, a lo que hay que sumar el gasto en electricidad del molinillo de café (que si lo molemos durante 1 minuto no creo que llegue a un céntimo de euro).  Total: 0.16€
- Lo que se gastamos en tiempo, calentador, agua, champú, mascarilla y electricidad para ducharnos, lavarnos y secarnos el pelo seguramente lo triplique. 

En mi caso: enciscar la cocina (y luego limpiar usando agua y limpiador), ponerlo todo perdido de polvos de arroz (y limpiar después o aspirar, que también chupa luz), comprarme un molinillo de café (que no tengo), comprar un tamizador (que tampoco tengo) así que prefiero lavarme el pelo entre tres y cuatro veces por semana a la antigua usanza :)

Receta (copio y pego de El País):

1. Con la ayuda de una trituradora potente, reduzca el arroz a
harina. Es indispensable que el polvo resultante sea muy fino para
evitar que queden trozos de arroz en el cabello. Para conseguirlo, puede
utilizar un tamizador. No obstante, si le resulta difícil obtener esta
textura en casa, le propongo un plan alternativo: emplee harina de arroz
comercial o incluso almidón de maíz (maicena).
2. Una vez conseguido el pulverizado, con la ayuda de una brocha de
maquillaje, aplíquelo por todo el cuero cabelludo, en la raíz.
3. Déjelo actuar unos minutos y cepille el pelo para retirar el
exceso de harina. Incluso puede pasar rápidamente un secador para
asegurarse de que no quedan restos.
4. Guarde el resto del producto en un envase cerrado para futuras aplicaciones.

Fuente:

http://elpais.com/elpais/2014/08/18/buenavida/1408360976_040497.html

¿Cómo cuidar el pelo de las agresiones del verano?

Todos notamos que en verano nuestro cabello está más seco que el resto del año. Las horas en la piscina, en la playa o simplemente bajo el sol, hacen que el cabello tienda a estropearse mucho más, por eso hoy os vamos a dar unos consejos para intentar que no se estropee tanto el pelo estos meses, y si ya habéis regresado de vuestras vacaciones os daremos otro sencillo consejo para recuperar todo su brillo y vitalidad.

cuidado-pelo-sano

Protector solar para el cabello. Al igual que protegemos la piel con las cremas, el pelo no ha de ser menos, ya que sufre las mismas agresiones. Existen mitos que dicen que este tipo de cremas engrasan el pelo, pero solo has de dar con el que mejor se adecue a tu cuero cabelludo, para ello puedes preguntar a tu peluquera de confianza.

Lavarse el pelo tras el baño. Muchas veces lo hemos oído y pocas se hace, es necesario aclararse el pelo con agua sin sal ni cloro, tras salir del mar y de la piscina. Esto es así, porque el cloro: decolora y seca mucho el pelo, y la sal: hace que el pelo se deshidrate mucho. ¿Mejor razón para darte una ducha fresquita tras el chapuzón?

La comida es importante. A pesar de seguir estos consejos hay un MUST que se ha de cumplir, la hidratación. Es algo fundamental y que además nos ayuda no solo al cabello, si no a la piel, que también se deshidrata mucho esta temporada, además el organismo os lo agradecerá.

Si no os apetece beber agua, siempre podéis optar por el zumo natural, tés o bien fruta. La sandia tiene mucha agua, es muy fresquita y contiene azúcares que hacen que se coma mucho más fácil que otro tipo de frutas en verano.

Y si ya habéis vuelto de vacaciones os proponemos un tratamiento de choque para recuperar esa vitalidad del cabello. ¿Conocéis el aceite de argán? Es también llamado el oro de Marruecos, altamente nutritivo y con propiedades revitalizantes para el pelo. ¡Comenzamos!

argan
El aceite de argán tiene magníficas propiedades hidratantes

Podéis añadir este oro líquido en vuestro champú habitual, pero vamos a añadir algo más, y es muy sencillo, solo necesitamos un gorro de ducha. Generalmente este aceite se echa en las puntas ya que son estas las que reflejan un mayor daño tras el verano, además que puede tender a engrasar el cuero cabelludo si se echa directamente, por eso es mejor diluirlo en el champú.

Para el extra de nutrición echaremos por la noche, un poquito en las puntas, y nos pondremos un gorro de ducha y a dormir. A la mañana siguiente solo tenemos que lavarlo y notarás inmediatamente como las puntas comienzan a recuperarse. Se puede hacer esto una vez por semana.

Espero que os haya resultado interesante, que sigáis estos consejos y que tengáis un gran verano!


submit to Digg


submit to fresqui


submit to Delicous


submit to Meneame

RSS Feed

Posted in
Consejos para tener un pelo sano, Cuidado y Belleza |
No Comments |
9 |

Trucos para aumentar la vida de los nudos frontales en las prótesis capilares

Consejillos:

1) Muchas chicas se quitan el sistema para domir, aunque lo llevan pegado en la zona delantera. Incluso algunos hombres, que se pegan todo el perímetro, también lo hacen. Recomendamos materiales más resistentes y adhesivos de perfil más bajo. De hecho, hay tiras de pegamento que se parten con los dedos. En lugar de limpiarla completamente a diario, déjalas colocadas y añade alguna más encima si fuera necesario, pero haz una limpieza en profundidad cada 3 ó  4 días máximo.  No lo dejes pasar, aunque el pegamento sea flojo y para pieles sensibles, pero se derrite y se pone todo perdido igual.
2) Cuando te toque día de limpieza, hazlo con tranquilidad, retira todos los residuos con disolvente específico, espera dos o tres minutos a que se ablande y levanta las tiritas con sumo cuidado, es importante que las puedas sacar entera y sin que opongan resistencia. Si te cuesta, nunca tires, aplica más disolvente y espera. Lava el cabello con champú siguiendo las instrucciones (si el champú no tiene parabenos, mejor) e hidrátalo
de medios a puntas con una mascarilla específica. Nunca apliques mascarilla, sérum, aceites ni acondicionador directamente en la
base ni en el frontal de tul.
3) No siempre es obligatorio empapar el frontal de disolvente si sólo queremos reemplazar el tape delantero. Aplica alcohol isopropílico a toquecitos (con un bastoncillo de los oídos por ejemplo) y espera un par de minutos a que inactive totalmente el adhesivo. Ojo, no empapes la pieza, sólo la tira de doble cara. Si cae mucho alcohol (o disolvente) en el pelo, se resecará, se enredará bastante más (e incluso se encrespará) y tendrás que emplearte a fondo para cepillarla, lo cual traccionará más de los nudos, debilitándolos y haciéndote perder pelitos.
4) Si tienes que hacer un tratamiento de hidratación profunda porque tu pieza está más reseca después de unos meses de uso, no apliques mascarilla en la base, ¡ni mucho menos aceites!

5) Un sellador de nudos te va a ayudar mucho a reforzar sobre todo la zona delantera que es la que se lleva más tirones. Incluso lo hemos probado con pelucas sintéticas de monofilamento frontal y se nota bastante la diferencia. No sustituye el pegamento.
6) Ya sé que todas vamos con prisas, con el culo a dos manos, y que a veces tenemos que sacar tiempo para nosotras de nuestras horas de sueño, pero es mejor detenerse un poco más en los mantenimientos, que necesitar cambiar las prótesis tan frecuentemente. Ojo, y lo dice una que se ha llevado frontales por delante como si los regalasen :)
7) Un truco: coloca el adhesivo de doble cara sobre tu piel, no en el tul. De esta manera se desprenderá mucho más facil de la base. Apenas dejará residuos, aunque no va a durar tanto tiempo pegado.

Exactamente qué proceso químico lleva el pelo que se usa para prótesis y pelucas

Recientemente me han contactado del extranjero, porque se han enterado de la existencia de la ONG en la que trabajamos, y necesitan soporte para llevar a cabo una iniciativa lo más similar posible y así dar cobertura a niñas con cáncer en este otro país. “Me llena de orgullo”, no sólo por los miles de particulares que han apoyado y difundido esta causa (y centenares de donantes también), sino por haber trascendido -sin intención- de nuestras propias fronteras.

Al contar con medios muy limitados, lo que más les preocupa es todo el proceso químico que requiere el cabello para que pueda ser anudado a la base de las pelucas, y necesitaban confirmar algunos procedimientos, puesto que la materia prima ya la tienen (donantes de pelo).

¿Exactamente qué proceso químico lleva cualquier pelo que se usa para prótesis y pelucas?

En el caso de España y en aras de cumplir con la normativa europea (aduanas), el pelo tiene que estar correctamente desinfectado. La manera más fácil es mediante gas. Es decir, se fumiga siguiendo unas pautas de manera que no se dañe, pero nos aseguramos de que está perfectamente limpio y acorde con la ley Comunitaria.

Por otro lado, si las pelucas llevan una zona implantada a mano -lo que conocemos como front lace- (el pelo se anuda a un fino tul), requiere un segundo proceso super importante. Se descama (retira) la cutícula del primer tramo con un ácido especial, para que los primeros 6-8 cm de cada mazo puedan anudarse sin que la vuelta (el otro cabo del nudito) se haga enredos en la raiz por la bidireccionalidad de las escamas. Lo vais a ver mucho mejor en este “cocris”:

En el primer caso, el tramo corroido por el ácido no va a dar problemas, mientras que en el segundo caso, se enredará y mucho (sobre todo durante el lavado).

Por tanto, absolutamente todas las pelucas que están confeccionadas mediante nudos están procesadas químicamente con ácido, da igual que el cabello sea chino, indio, malayo o del mismo centro de Copenhagen (maravilloso, por cierto). En las pelucas que están confeccionadas totalmente a máquina (están muy limitadas en cuanto a estilismos y peinados, pero son mucho más rápidas y sencillas a la hora de elaborar), por ejemplo esta, esta y esta otra, no es necesario el baño de ácido.

Nos ha hecho mucha ilusión poder inspirar a otros colectivos preocupados por hacer el mundo un poquito mejor  :)

¿Por qué chirría el pelo?

Siempre se dice que un pelo que chirría, en mojado, es porque está limpísimo. Como una patena, vaya. Pero, ¿por qué se produce este fenómeno?

En realidad, cuando chirría, es porque hemos logrado eliminar toda la espuma del champú. No obstante, puede “existir” suciedad debajo. Sobre todo si el champú que usamos no dispone de detergente, y nuestro cabello es especialmente grasiento.

Si utilizamos mascarillas o acondicionadores, es imposible que chirríe después, aunque esté muy limpio. Normalmente, cuanto más seco y deshidratado está el pelo, más chirriará, por lo que no lo consideraría una buena señal, ya que un mínimo porcentaje de grasa es importante (de medios a puntas) para mantener nuestro cabello protegido y lubricado.

Fuentes:

http://www.puntofape.com/el-mejor-cuidado-para-nuestro-pelo-5309/

¿Se escribe queratina o keratina?

Queratina, según nuestra RAE.

Keratina es un anglicismo que ha hibridado keratin (queratina en inglés) con nuestra queratina: resultado keratina. Además, el argot publicitario está plagado de palabros en lengua de Shakespeare, para darle un toque más cool a los productos. Por ejemplo, el tratamiento “Keratin Shot” de Salerm no sonaría igual si te dicen: “Chispazo de queratina” o peor: “Disparo de queratina”. Además, shot aparte de la semántica, suena como a “chute” aunque no tengas ni repajolera idea de inglés.

En nuestro día a día, siguiendo esta lógica, tendríamos que decir Télefon en lugar de teléfono.

En fin, probablemente este santo blog esté plagado de erróneas “keratinas”, así que de ahora en adelante, sólo y exclusivamente queratina :)

El post del viernes: DIY hacer tu propia ropa

Tuve la suerte de que apenas un par de años antes de que me matricularan en el colegio (religioso) ya era mixto, y en lugar de dar clase de costura tanto a niños como a niñas decidieron eliminar esa asignatura del currículo, porque se impartía en horario lectivo. Recuerdo ver a las mayores llevar esos mini costureros con asa, hechos de mimbre, cada viernes por la tarde.

No creo que aprender a coser un botón o un dobladillo le haga mal a nadie. Pero en esa época la segregación por sexos no sólo atendía a “hormonas”, sino también a roles: las niñas aprendían a coser y a bordar, mientras que probablemente los niños hacían dibujo técnico o bricolaje. Con la LOGSE me tocó aprender a montar circuitos y a esculpir dentaduras con plastilina entre otras muchas cosas, que no me han serivido de mucho pero el saber no ocupa lugar, y no debería ser algo sexista.

Mi madre aprendió corte y confección durante los años setenta. Por la mañana estudiaba en la facultad y por la tarde iba a la modista. Ahora se denomina “diseño de moda y patronaje”, y lo han convertido en carrera de la Universidad Politécnica. De hecho, requiere una de las notas de corte más altas de selectividad. Yo no aspiro a aprender ni la mitad de la mitad de lo que controla mi madre, pero bueno, coser me relaja. Precisamente en esa época no existía la moda industrial como ahora, que hay un Zara o un Mango en cada esquina. De hecho, quitando las boutiques pret a porter exclusivas y dirigidas a señoras adineradas, en las que la ropa era bastante cara (pero muy buena), el grueso de los mortales tenía que buscarse la vida o modista. Muchas costureras montaban el taller en su casa, o cosían camisas y pantalones para pequeños comercios de barrio. De hecho, si habéis leído “El tiempo entre costuras” se explica muy bien.

Todas las actividades que requieren movimientos repetitivos me relajan sobremanera. Me relaja conducir, me relaja cocinar, y me relaja coser. Ya hice mis pinitos hace veinte años diseñando vestidos para la barbie (bueno, más bien trapajos, como decía mi madre).  Usaba los retales que le sobraban de coserme el uniforme del colegio, vestiditos, chaquetas, abrigos, hasta incluso una cazadora de tela vaquera (y con sus remaches y pespuntes, no faltaba detalle).

Para jugar, yo no usaba ni patrón ni cinta métrica. A ojo. Puntadas colchoneras con hilo de hilvanar. Lo que me decía, eran trapajos. Y ahora, veinte años más tarde, me ha dado por aprender a hacer patrones y a coser mi propia ropa. De momento, todo a mano, ya que aún no me he agenciado una máquina de coser (quería una Singer a pedal para que me sirviera de decoración también, pero están técnicamente limitadas). De momento estoy haciendo trapitos muy sencillos y funcionales. Hasta yo estoy sorprendida de mis progresos, y con los resultados.

Si eres mañosa y te pirran las manualidades, coser tu propia ropa tiene sus ventajas. Primero, sale más barato si no cuentas lo que tardas (el tiempo vale dinero cuando tienes tu propio negocio, pero hay que saber delegar y disfrutar de los hobbies para tener una mayor calidad de vida).

Ten en cuenta que para hacer un jersey de pico de algodón vas a necesitar máximo 75 cm de tela (el ancho del rollo suele medir 1-1,40m), y puedes ser todo lo puntillosa que quieras respecto a los detalles y acabados. Te quedará como un guante porque es a medida, y además, eliges la tela que más te guste. Cuando vas a comprarte ropa, los tejidos y colores están prefijados cada temporada: es lo que hay. Mientras que si sabes confeccionarla, puedes llevar estampados y diseños a la carta.

Por tanto, un jersey de pico 60% algodón, confeccionado a medida me ha costado exactamente 3.97 € en materiales. Si tengo que prorratear el tiempo y la mano de obra no merece la pena hacerlo (por eso las modistas sucumbieron al imperio Inditex), pero oye, tener un hobby que nos hace disfrutar y además es productivo, pues dos veces bueno.

En segundo lugar, otra ventaja es que te puedes inspirar en las it girls del momento. En este caso, con un retal de tela elástica y un poco de imitación cuero puedes confeccionar este outfit en una sola tarde: camiseta básica y minifalda. ¿Coste? No más de 15€.

Puedo considerarme más o menos autodidacta, ya que estoy aprendiendo poco a poco gracias a blogs de costureras profesionales  y a videotutoriales de Youtube. Os recomiendo la web de OhmothermineDIY, El baúl de las costureras y Patrones Mujer. 

Normalmente te dejan bajarte patrones gratis, y sólo tienes que imprimir y ensamblarlo como un puzzle. Más adelante, puedes diseñar los tuyos siguiendo ciertos parámetros (básicamente geometría). Reconozco que hacerlos a mano sobre papel cebolla tiene cierto romanticismo. Una vez que adquieres la lógica del “despiece” de la ropa, te van a salir solos. Y más adelante, si consigues llegar al nivel de costura de intuición que tiene mi abuela, no te harán ni falta (lleva cosiendo toda la vida y nunca ha usado ni un patrón, ni para las pinzas). Yo prefiero trazarlos con Adobe Illustrator y oye, precisión al milímetro. Puedo sacar tantas copias como necesite y redimensionarlos en segundos. Además, suelo trasnochar bastante, así que en lo que empieza la nueva temporada de Homeland me hago el armario otoño-invierno, jaja.

Estoy pensando en abrir otro blog para compartir mis patrones y creaciones. Voy a ver si la fiebre por la moda sigue viento en popa, o si se me va a pasar pronto (en octubre el volumen de trabajo se dispara). Con las cuatro cosillas que tengo hechas no me voy a lucir nada jeje.

¿Qué vitaminas son mejores para el pelo y cómo actúan en cada caso?

El anuncio de bodymilk para pieles secas de Le Petit Marseillaise (que huele riquísimo) me inspiró este post. Salen tres abuelas cotorreando sobre las piernas descamadas de una mujer. Una de ellas dice que debería usar manteca de karité, la otra aceite de argán y la tercera almendras dulces. No se ponen de acuerdo, y de hecho esta crema contiene los tres ingredientes: ¿no querías caldo? Pues toma dos tazas. La verdad que si el anuncio es un poco marujil para mi gusto, se capta el 100% del mensaje publicitario. De hecho fui a comprarme esa crema.

Con las “vitaminas” (la mayoría no son químicamente vitaminas, pero se denominan coloquialmente así) sucede un poco lo mismo: que si levadura de cerveza, que si biotina, que si zinc, que si cistina, que si taurina, que si selenio, que si alfalfa, que si un cocktail multivitamínimo pero… ¿sabemos lo que tomamos? ¿Sabemos qué vitamina debemos de tomar en cada caso particular y por qué?

En primer lugar, el cabello está conformado básicamente por proteínas, sales, agua, grasa y cadenas de aminoácidos (que componen la queratina). De hecho, la queratina está compuesta por 18 aminoácidos distintos, pero los principales son: cisteína, histidina, metionina y triptófano.

Aparte, las glándulas sebáceas del cuero cabelludo tienen la función de nutrir, proteger, lubricar y dar brillo a nuestro pelo. Concretamente del 2 al 4% del cabello sano es grasa. Aunque en invierno esta proporción disminuye un poco (recordemos que el sudor permite que fluya mejor la seborrea). Un parcial o una prótesis capilar no tiene glándulas sebáceas y por tanto necesita extra de hidratación, ya que el pelo postizo está más desprotegido y es más proclive a resecarse, partirse y a encresparse. 

Además, el cabello también contiene oligoelementos químicos que están presentes en casi todas las células de los seres vivos como: sodio, potasio, calcio, cobre, hierro, zinc y azufre. Una cosa importante es que el contenido de azufre en el cabello sano ronda el 5%. Cuando esta proporción baja, el pelo se vuelve débil y quebradizo. 

Cuando abusamos de la piscina (cloro) se produce una reacción química que hace que el cabello aumente en casi un 1% su capacidad de absorber el cobre, y por eso pueden aparecer esas tonalidades verdosas tan características.

De hecho, la pátina de sulfuro de cobre que se utiliza  mucho en esculturas (y en todos los tejados de Dublín centro jeje), tiene una oxidación superficial rojiza, pero el verdadero óxido de cobre (tras una mayor exposición al aire, viento, la lluvia etc…) es en realidad verde turquesa.

A cada problema le irá bien un tipo de vitamina específica, aunque para no complicarnos mucho la vida, normalmente se presentan en multivitamínicos.


Anemias, alopecias por desnutrición, pelo fino, reseco y quebradizo: levadura de cerveza por su rico contenido en hierro, el azufre, la cisteína y metionina para reforzar la queratina.

Problemas hormonales y exceso de seborrea: el zinc funciona como seborregulador, y además, logra equilibrar las hormonas a largo plazo (no es un medicamento, por lo que hay que ser muy disciplinada, consulta en tu herbolario). El selenio es responsable de regular el metabolismo de las hormonas tiroideas, por ejemplo.

Problemas autoinmunes: honestamente ninguna vitamina va a servir de nada ni siquiera a largo plazo, pero sí conseguirás que el pelo que no haya atacado tu sistema inmunológico esté más
lustroso y más sano.

¿Y el triptófano? En primavera vi en varias farmacias que recomendaban suplementos de triptófano para “calmar” la angustia debido a la astenia primaveral (no sé si de verdad existe o si es un poco leyenda urbana). Este aminoácido está más orientado a mantener estable nuestro estado de ánimo, y desconozco si verdaderamente marca mucho la diferencia respecto al pelo.

¿Cómo tomar vitaminas?

Los complejos vitamínicos nutricionales se pueden tomar en cualquier momento del día, no hacen más o menos efecto si estás o no en ayunas. Para estómagos sensibles, es preferible que hayas desayunado o comido antes. Normalmente se toman por las mañanas, para generar un hábito.

Ojo, si tomas algún suplemento que contenga taurina o gingsen coreano (gingsen rojo), tómalo por las mañanas, o te pondrás como una “amoto” por la noche.


IMPORTANTE

Si necesitas un suplemento de hierro, evita los lácteos tanto dos horas antes como dos horas después. Asimismo, tómalo junto a vitamina C, pero ten en cuenta que se oxida rápido y pierde propiedades por la luz, así que no te dejes el vaso de Redoxon olvidado al sol.

Las vitaminas hidrosolubles (C, grupo B), se eliminan con la orina, así que no te preocupes si tomas más de las que necesitas. Ten cuidado con las liposolubles (por ejemplo las vitaminas A y D), pues se acumulan en nuestra grasa corporal y pueden intoxicarnos a largo plazo.

Recuerda que las vitaminas no sustituyen una dieta completa y equilibrada. Tampoco se recomienda tomarlas más de seis meses seguidos sin consultar con médico o con un nutricionista.

Fuentes:
http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/complementos_dieteticos/2012/03/28/208369.php
 http://www.berocca.com.ar/es/preguntas-frecuentes.php
http://www.biomanantial.com/como-tomar-las-vitaminas-a-1257-es.html
 http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/curiosidades/2011/08/31/202698.php
http://sidibeauty.blogspot.com.es/2012/05/composicion-quimica-del-pelo.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Cabello_casta%C3%B1o

http://artem2.blogspot.com.es/2011/02/sobre-el-cobre-la-alpaca-y-el-bronce.html





 Bonnus track: 



El pelito rubio ceniza de Mark Vanderloo



 Tiene 46 años aunque aparenta 56, pero sigue siendo extremadamente atractivo :)


¿Qué es lo peor que puede pasar si usas prótesis capilar y cómo prevenirlo?

Epics fails.  Esta mañana he estado repasando mentalmente cuáles han sido mis “accidentes” llevando prótesis capilar, por qué han sucedido y qué tenía que haber hecho para evitarlos. En mi caso, la situación se “pintaba calva” porque nunca tenía una prótesis de repuesto por si acaso, y me veía obligada a tirar a trancas y barrancas hasta que me llegase la nueva.

1) Las he liado muy pardas, pero la primera fue de órdago. Llevaba una prótesis con lace en la zona frontal, sujeta con adhesivo directamente a mi cuero cabelludo rasurado, y pasados unos meses de uso (no sé si 3 ó 4) se estaba empezando a deshilachar bastante (tampoco es que yo sea muy cuidadosa con los sistemas).  Empecé a meter tijera alegremente, llevándome nudos por delante hasta que me quedé precisamente sin frontal. Lo pelé. El problema es que bajo la malla inyectada (es decir, lo que  simula el cuero cabelludo) el adhesivo va fatal y se quedaban zonas abombadas. ¿Solución? Cortarme un flequillo frontal lo más espeso que pude para disimular el contorno. Esperé a que me hicieran otra prótesis y volver a despejarme la frente.

Desconozco si alguien se detuvo a pensar que un flequillo no puede crecer tanto en apenas unas semanas, pero en principio, nadie hizo ningún comentario aparte del manido: “Te has cambiado el peinado”, como el que dice “Se ha quedado buena tarde” en el ascensor. Normalmente la manía persecutoria y la sensación de que nos miran, nos observan y nos miden el pelo cuando no nos damos cuenta para anotar el largo, color y textura en una libreta, es cosa nuestra. La gente va a su rollo, y cuando trabajas en una oficina grande, más. Si se te desgarra una prótesis capilar de skin (prótesis masculinas) hay maneras de apañarlo con un poco de maña, y es aplicando una pátina de látex que se utiliza para sellar las maquetas navales. Más o menos aguantará.

2) Cortarme el pelo yo misma. No recuerdo la cantidad de escabechinas que he llevado en el pelo hasta que logré pillar el tranquillo (más o menos). El problema es que al ser un postizo, no va a crecer si no has sabido igualarlo. Normalmente se me iba la mano en el desfilado.

3) Otra liada fue usar agua prácticamente hirviendo (de eso que metes el dedo y te quemas) para lavar un parcial. Quería que se abrieran bien las cutículas para que la mascarilla lo hidratara en profundidad. Craso error. El pelo se replegó y se enroscó hacia la base. El enredón fue tan épico que no se me ocurrió otra cosa que echar un kilo de mascarilla para suavizarlo. Peor. Este producto sobre grandes enredos, normalmente hace efecto pegamento y empeora sustancialmente la situación. ¿Solución? Aclararlo con abundante agua fría, e ir deshaciendo la maraña con suma paciencia. Inclusive tuve que cortar algunas zonas. Logré arreglarlo pero hubo daños colaterales y perdió densidad. Desde entonces siempre agua tibia o calentita pero no al rojo vivo.

4) Mantenimientos extreme. Sí, en mi época de llevar prótesis pegada, lo típico, que pasas el fin de semana fuera de casa, y siempre se me olvidaba algo: el pegamento, el disolvente, el protector, el cepillo… Recuerdo un puente en los Picos de Europa desenredándome con el mini peine de púa que regalaban con la habitación. No hubiera tenido mayor problema de no ser por la lluvia y el viento huracanado (era noviembre). Me pasé los tres días con el pelo enredado, medio encrespado por la humedad y coleta. Salgo en las fotos como Ranma 1/2. Normalmente siempre he podido capear más o menos el temporal, e incluso yendo a un bazar chino a por quitaesmalte de uñas para improvisar un disolvente de urgencia (evitadlo, ya que destroza base y pelo). Lo ideal es que tengas un neceser chiquitito con un poco de todo: compra un pack de viaje de frascos vacíos en cualquier Mercadona (en el body bell también tienen) y rellena con lo básico: disolvente, champú, mascarilla, así como varias tiras precortadas y aguja e hilo (por si se te descose un clip).

5) Que se despegue o se levante en el trabajo. Me pasó algunas veces en la oficina y el susto que te metes es morrocotudo. La peor situación, sin duda, fue cuando un compañero graciosete me tiró con tanta fuerza de las extensiones que me despegó el parcial de delante, así que, al no tener el pequeño neceser de primeros auxilios conmigo, tuve que apañarme como buenamente pude hasta salir pitando a casa a la hora de comer. En otra ocasión, yo misma olvidé cerrar los clips de detrás y estuve reunida con Recursos Humanos toda la mañana. Teniendo en cuenta que el 100% de ese departamento eran mujeres, se dieron cuenta fijo. Cuando me vi en el espejo se perfilaban perfectamente “las solapas” del parcial y los dientes de los clips asomando por los lados de la coleta:)  Al ser chicas tenemos la maravillosa ventaja de que llevar un bolso en el que nos cabe medio Santiago Bernabéu dentro es lo habitual, así que no hay excusa, puedes llevar un mini neceser dentro, y sobre todo, un espejo de mano para controles rápidos. 

6)  Hay un vídeo en Youtube de una chica que se quema el pelo con las tenacillas. Es viral. A mí también me ha pasado por meter un mechón enredado en la Miracurl. Y donde digo plancha o tenacillas digo cigarrillos, una bengala, una barbacoa… mantente alejada de fuentes de calor en la medida de lo posible :-) 

7) Por último pero no menos importante, cuídate mucho el cuero cabelludo si estás usando prótesis capilar con adhesivos. Es imprescindible que te asegures de que la piel está en buenas condiciones, sin erosiones, eczemas ni molestias (que pique es normal hasta cierto punto, pero si ves laceraciones es que pasa algo). En este post te explico cómo hay que proceder si tienes alguna reacción adversa en la piel.

¿Qué es lo peor que puede pasar si usas prótesis capilar o cómo prevenirlo?

Epics fails.  Esta mañana he estado repasando mentalmente cuáles han sido mis “accidentes” llevando prótesis capilar, por qué han sucedido y qué tenía que haber hecho para evitarlos. En mi caso, la situación se “pintaba calva” porque nunca tenía una prótesis de repuesto por si acaso, y me veía obligada a tirar a trancas y barrancas hasta que me llegase la nueva.

1) Las he liado muy pardas, pero la primera fue de órdago. Llevaba una prótesis con lace en la zona frontal, sujeta con adhesivo directamente a mi cuero cabelludo rasurado, y pasados unos meses de uso (no sé si 3 ó 4) se estaba empezando a deshilachar bastante (tampoco es que yo sea muy cuidadosa con los sistemas).  Empecé a meter tijera alegremente, llevándome nudos por delante hasta que me quedé precisamente sin frontal. Lo pelé. El problema es que bajo la malla inyectada (es decir, lo que  simula el cuero cabelludo) el adhesivo va fatal y se quedaban zonas abombadas. ¿Solución? Cortarme un flequillo frontal lo más espeso que pude para disimular el contorno. Esperé a que me hicieran otra prótesis y volver a despejarme la frente.

Desconozco si alguien se detuvo a pensar que un flequillo no puede crecer tanto en apenas unas semanas, pero en principio, nadie hizo ningún comentario aparte del manido: “Te has cambiado el peinado”, como el que dice “Se ha quedado buena tarde” en el ascensor. Normalmente la manía persecutoria y la sensación de que nos miran, nos observan y nos miden el pelo cuando no nos damos cuenta para anotar el largo, color y textura en una libreta, es cosa nuestra. La gente va a su rollo, y cuando trabajas en una oficina grande, más. Si se te desgarra una prótesis capilar de skin (prótesis masculinas) hay maneras de apañarlo con un poco de maña, y es aplicando una pátina de látex que se utiliza para sellar las maquetas navales. Más o menos aguantará.

2) Cortarme el pelo yo misma. No recuerdo la cantidad de escabechinas que he llevado en el pelo hasta que logré pillar el tranquillo (más o menos). El problema es que al ser un postizo, no va a crecer si no has sabido igualarlo. Normalmente se me iba la mano en el desfilado.

3) Otra liada fue usar agua prácticamente hirviendo (de eso que metes el dedo y te quemas) para lavar un parcial. Quería que se abrieran bien las cutículas para que la mascarilla lo hidratara en profundidad. Craso error. El pelo se replegó y se enroscó hacia la base. El enredón fue tan épico que no se me ocurrió otra cosa que echar un kilo de mascarilla para suavizarlo. Peor. Este producto sobre grandes enredos, normalmente hace efecto pegamento y empeora sustancialmente la situación. ¿Solución? Aclararlo con abundante agua fría, e ir deshaciendo la maraña con suma paciencia. Inclusive tuve que cortar algunas zonas. Logré arreglarlo pero hubo daños colaterales y perdió densidad. Desde entonces siempre agua tibia o calentita pero no al rojo vivo.

4) Mantenimientos extreme. Sí, en mi época de llevar prótesis pegada, lo típico, que pasas el fin de semana fuera de casa, y siempre se me olvidaba algo: el pegamento, el disolvente, el protector, el cepillo… Recuerdo un puente en los Picos de Europa desenredándome con el mini peine de púa que regalaban con la habitación. No hubiera tenido mayor problema de no ser por la lluvia y el viento huracanado (era noviembre). Me pasé los tres días con el pelo enredado, medio encrespado por la humedad y coleta. Salgo en las fotos como Ranma 1/2. Normalmente siempre he podido capear más o menos el temporal, e incluso yendo a un bazar chino a por quitaesmalte de uñas para improvisar un disolvente de urgencia (evitadlo, ya que destroza base y pelo). Lo ideal es que tengas un neceser chiquitito con un poco de todo: compra un pack de viaje de frascos vacíos en cualquier Mercadona (en el body bell también tienen) y rellena con lo básico: disolvente, champú, mascarilla, así como varias tiras precortadas y aguja e hilo (por si se te descose un clip).

5) Que se despegue o se levante en el trabajo. Me pasó algunas veces en la oficina y el susto que te metes es morrocotudo. La peor situación, sin duda, fue cuando un compañero graciosete me tiró con tanta fuerza de las extensiones que me despegó el parcial de delante, así que, al no tener el pequeño neceser de primeros auxilios conmigo, tuve que apañarme como buenamente pude hasta salir pitando a casa a la hora de comer. En otra ocasión, yo misma olvidé cerrar los clips de detrás y estuve reunida con Recursos Humanos toda la mañana. Teniendo en cuenta que el 100% de ese departamento eran mujeres, se dieron cuenta fijo. Cuando me vi en el espejo se perfilaban perfectamente “las solapas” del parcial y los dientes de los clips asomando por los lados de la coleta:)  Al ser chicas tenemos la maravillosa ventaja de que llevar un bolso en el que nos cabe medio Santiago Bernabéu dentro es lo habitual, así que no hay excusa, puedes llevar un mini neceser dentro, y sobre todo, un espejo de mano para controles rápidos. 

6)  Hay un vídeo en Youtube de una chica que se quema el pelo con las tenacillas. Es viral. A mí también me ha pasado por meter un mechón enredado en la Miracurl. Y donde digo plancha o tenacillas digo cigarrillos, una bengala, una barbacoa… mantente alejada de fuentes de calor en la medida de lo posible :-) 

7) Por último pero no menos importante, cuídate mucho el cuero cabelludo si estás usando prótesis capilar con adhesivos. Es imprescindible que te asegures de que la piel está en buenas condiciones, sin erosiones, eczemas ni molestias (que pique es normal hasta cierto punto, pero si ves laceraciones es que pasa algo). En este post te explico cómo hay que proceder si tienes alguna reacción adversa en la piel.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Popups Powered By : XYZScripts.com