La muñeca Darling, con su kit de rizado permanente casero

Esta semana ha sido la de catastróficas desdichas porculeras.  De esas que no son realmente graves pero causan bastante trastorno. Después de pasarme mes y medio largo sin tarjeta de crédito porque me robaron el bolso (en el Corte Inglés, ojo, te esperas que te manguen la cartera en cualquier sitio menos ahí, que es como la catedral de los centros comerciales), por fin me llega y la bloqueo en la gasolinera (me cambiaron el PIN, no suelen robarme mucho así que no tenía ni idea de que tenía que solicitar nueva contraseña). A eso, he de sumarle que me he tirado casi cinco días sin conexión a internet y sin teléfono, por una portabilidad en la que el equipo que me enviaron, autoinstalable, era defectuoso. Aprovecho para disculparme por si alguien ha tratado de llamar por teléfono. He estado incomunicada todo el viernes, sábado, ayer lunes y gran parte de hoy (el domingo también, pero no trabajo). Ahora parece que todo está OK con la conexión, toco madera.

Bien, como tampoco tengo mucho tiempo porque estoy metida en unos embolados que pa qué, el otro día me enviaron el enlace a este blog por email, en el que hablan de muñecas ochenteras que se comercializaron como alternativa a la Barbie.  De hecho, yo era usuaria de Chabel, y hablando con una amiga super friki (colecciona pullips y tal), resulta que Chabel es una adaptación de la muñeca Lika, que lo petó en Japón  y que se vendió muy bien en España en esa época (prácticamente le hizo sombra a la inefable Barbie).  Lamentablemente están descatalogadas.

Total, que me hizo gracia la muñeca Darling de Famosa, por su aspecto rollo vedette trasnochada, pulsé en el link que lleva a otro blog de internet,  y tenían un modelo ¡a la que le podías hacer un moldeado en casa! ¡Flipo en colores! ¡Si el líquido de la permanente es lo más tóxico que hay!

Aquí tenéis los accesorios. Rulos en miniatura, bol, aplicador, cepillo y peine. ¡Dios! Me encantan estas miniaturas, son tan cuquis.

Aquí las instrucciones, paso a paso:

Y aquí, la muñeca (un poco fosco, pero oye, es una permanente casera):

Yo tuve la Pocahontas trenzas de oro y una Sindy a la que el pelo se volvía rosa si lo mojabas. De tanto meterla en remojo en la bañera acabó medio calva y como un troll, ¿os acordáis?

Imagen: http://www.elperiodicodetudia.com/juguetes-que-te-hicieron-sonar-en-la-decada-de-los-60/

El post del viernes: cómo organizar las cremas y cepillos en el baño

Imagen: http://stylelovely.com/baballa

Estoy en plan redecorando mi casa con pequeños detalles. Lo de comprar muebles grandes lo dejo para la nueva. A este paso no sé dónde acabaremos, porque vamos contrarreloj. Con las especificaciones que exige cada uno no hay manera de dar con la ideal (bueno, haberlas háylas, otra cosa es que la hipoteca no se suba a la parra).

Pero, lo mejor de tener un costillo super pasota es lo siguiente. Me ha dicho: “¿Quieres tener la casa decorada exclusivamente a tu gusto? Pues te encargas tú de comprar los muebles, de trasladarlos y de montarlos. A mí no me hagas pasar los fines de semana en el Ikea”. Esta noticia es maravillosa. Primero, estará todo totalmente a mi gusto, como si fuera mi propia casa y no compartida. Segundo, si nos separamos, se va a quedar más vacío que el Congreso de los Diputados la víspera de un puente.

Así que, tengo el nuevo catálogo de Ikea más sobado que el pasamanos del metro, y ya estoy haciendo mis cuentas y mis cábalas. Cuando lo vi en el buzón me hizo más ilusión que el día de Reyes. No tengo presupuesto ilimitado -más quisiera yo- ni quiero tirar la casa por la ventana (nunca mejor dicho). Pero tampoco voy buscando gangas, porque ya me he chupado años y años en pisos de estudiante  decorados básicamente con sillas gunde, mesas lack y las endebles estanterías bili.  Prefiero tener lo indispensable e ir completando poco a poco. Menos es más. Y aprovechando que mi madre está en plan minimalista total, me va a regalar un montón de cosas que se ha cansado de ver por casa. Incluida mi propia cuna.

En esta ocasión, para mi baño, vi en el blog de Baballa una idea que me encantó. Usar macetas de césped artificial de Tiger para el cepillo de dientes, pasta, cremas, peines, cuchillas, brochas…

Imagen: www.luz-city.com

Total, que he ido al Tiger de Marqueses de Urquijo pero ya no los tenían. Se ve que eran de la colección del año pasado. Pero, casualmente he pasado por el Maxichino donde compro el papel de embalar, y sí tenían macetas de bojs. Son unos setos redonditos en miniatura. Para que os hagáis una idea, son como en la foto de la izquierda. Al ser de plástico compacto sujetan mejor las brochas y no dan un aspecto tan “asilvestrado” como el césped.

Pues nada, poned un boj en vuestra vida :) Yo, mientras, sigo buscando un póster de Vigo el Cárpato para enmarcar y colgar en mi despacho, MOHAHAHAAHAH

¿CÓMO ELEGIR UN CHAMPÚ ADECUADO?

Si nos paramos a pensar en la cantidad de veces que hemos cambiado de champú en los últimos tiempos, seguro que nos da para rellenar una vitrina!!!

Los hay para todos los gustos: de tratamiento, antifrizz, definidores del rizo, hidratantes, de peluquería…

Pero, ¿qué es un champú y para qué sirve?

Se trata de una emulsión mas o menos espumosa formada por agua, agentes detergentes (de un 10% a un 20% de su formulación), espesantes (menos de un 4%), conservantes que impiden el desarrollo de las bacterias, perfume, agentes colorantes y reguladores del ph.

un-pelo-sano-champu

A la hora de elegir el champú ideal lo primero que hay que saber es si el cuero cabelludo esta enfermo o sano. El cuero cabelludo enfermo necesitará un champú para tratar el problema en cuestión (pediculosis, psoriasis, caspa, hongos, dermatitis atópica,…). Pero, ¿cuál escoger si el cabello y el cuero cabelludo no presentan problemas?

El pelo sano precisa, fundamentalmente, de un champú como cosmético de higiene. Se puede elegir tanto la forma de limpieza (disolución, abrasión, por emulsión) como la presentación (gel, toallitas, scrub,…) en función de los deseos y circunstancias del paciente. Además, junto a la función de higiene, el champú puede ser un “mantenedor cosmético” del cabello (acondicionador, voluminizador, ondulante, alisante, colorante) incorporando en su composición siliconas, proteínas-film, moléculas que alteran el color, etc. Por otra parte, todo ello puede estar dirigido específicamente al pelo fino y delicado, seco o graso, para lo que se incorpora una diferente proporción de tensioactivos.

Mitos y verdades del champú

Ahora si que ya no sabemos por donde tirar!!! Así que vamos a desterrar mitos y sigue estas recomendaciones:

- Cuando no existe ninguna alteración del cuero cabelludo ni del cabello, se debe usar simplemente un champú que limpie, sin aditivos farmacológicos de ningún tipo.
- El champú puede contener colorantes o aromas. No están contraindicados si no se es alérgico, pues potencian sus cualidades cosméticas.
- Si el cuero cabelludo esta sano pero el cabello tiene defectos estéticos, hay que comprar un champú adecuado al tipo de alteración. Si es seco, con grasas adicionadas; si es graso, con astringentes; si tiene las puntas abiertas, con siliconas protectoras o queratinas; si es muy rizado, con alisadores; si es muy lacio, con volumizadores.
- Según los dermatólogos, lo ideal es que un champú de tratamiento (para caída, caspa, grasa, cuero cabelludo sensible…) se compre en la farmacia para garantizar la plena calidad de los ingredientes y la formulación.
- Ten en cuenta que de un champú se puede esperar una ayuda en el tratamiento de las patologías, pero solo de forma sintomática, no curativa.
- La caspa puede llegar a desaparecer con un champú de tratamiento, siempre que se use a diario mientras haya síntomas.
- La grasa no desaparece ni disminuye con los champús, ya que se rige por impulsos hormonales. Sí se consigue una mayor limpieza y mejor aspecto con los productos específicos.
- El champú por sí sólo no interviene de forma importante en la caída del cabello, ya que no son suficientes ni el tiempo de acción ni la profundidad a la que llegan los principios activos. Por esta razón, en caso de caída de cabello es primordial combinar el champú anticaída con un complemento vitamínico específico, como Arkocapil Forte.
- Los productos tienen que usarse de forma constante mientras persista el problema. No hay riesgo de que el organismo se acostumbre a ellos. Lo que ocurre es que hay una gran mejoría inicial, que luego no es tan llamativa con el uso continuado. Cuando se produce la mejoría, se debe continuar el tratamiento día si y día no, alternando con un champú suave.

Espero que con esta pequeña guía no “perdáis la cabeza” a la hora de elegir vuestro champú adecuado.

 


submit to Digg


submit to fresqui


submit to Delicous


submit to Meneame

RSS Feed

Posted in
Cuidado y Belleza |
No Comments |
14 |

Cinco peinados para conseguir mucho más volumen: sencillos y rápidos

Sobre todo sencillos y rápidos, porque no es plan de tirarse tres cuartos de hora por la mañana para el dichoso pelo. De hecho, desde que llevo pieza estoy mal acostumbrada a dos / tres minutos de reloj.  Antes era un despliegue de medios impresionante: primero, lo tenía que lavar cada día, pues al mínimo atisbo de grasa, se apelmazaba la raíz y se transparentaba más cartonaje. Después fibras capilares, con cuidado para que no se apegotonasen sino que el resultado fuera muy natural. De hecho no usaba los dedos sino un pincel. Una vez que estaban a mi gusto, me peinaba, aplicaba laca y me aseguraba con un espejo de que no se abriera ni por los lados ni por detrás. Una vez en el trabajo tenía que estar pendiente de que cada pelo se mantuviera en su sitio. Y los días de lluvia / viento eran un festival :) Bueno, lo pasado pasado está, y ahora cuando lo pienso me hace gracia.

He recopilado unos peinados rápidos y fáciles con la finalidad de dar volumen.  No tienen que quedar perfectos, de hecho ahora se llevan así ligeramente desaliñados (mientres lleves le pelo limpio no pasa nada), como si te acabaras de dar un revolcón ;-)

 Eso sí, el proceso básico de lavado y secado es clave para conseguir buen volumen.

1) Si tienes el pelo grasiento o muy grasiento, no queda otra que lavarlo a diario. Tranquila, lavarse el pelo con frecuencia no produce alopecia. 
2) Utiliza un champú astringente, es decir, especifico para cabello graso.
3) Mascarilla o acondicionador sólo de medios a puntas. No lo apliques en la raíz, se apelmazará.
4) Aclara muy muy bien el pelo, no dejes residuos de champú ni de mascarilla.
5) Seca cabeza abajo (también puedes aplicar espuma específica para volumen).
6) Cuanto más largo lo dejes crecer, más pesará y menos volumen. Un corte a capas le dará cuerpo (pero no demasiadas capas o te quedará en nada).
7) Se puede teñir el pelo de manera que jugando con los matíces y colores en según qué mechones, aportemos más volúmen engañando a la vista (porque el pelo es el mismo).


Imagen: http://estiloybelleza.es/biblioteca/?cat=39

LA COLETA 

Una vez seco, carda la zona superior y haz un tupé. Sujétalo con horquillas invisibles (estas de aquí).
Sujeta todo el pelo en una coleta media alta. Ni muy alta (porque se verán los laterales pobres) ni muy baja. El resultado tiene que ser fresco y juvenil.

Ata el pelo con una goma forrada de tela (para que no lo tace) y enrosca  un mechón de la coleta para tapar la goma. Termina con unas horquillas invisibles para moño que sujeten bien el mechón (clávalas desde arriba).

Aplica laca, sobre todo que sea laca resistente a la humedad y que no deje residuos en el pelo.

Imagen: Kristen Stewart (la de Crepúsculo).



EL TUPÉ

Imagen: moldeatucabello.blogspot.com



Reconozco que ya es un peinado pasado de moda, pero esto me lo hacía mucho porque así se camuflan mucho mejor las fibras capilares que cuando llevas la raya bien marcadota como con escuadra y cartabón.  Es exactamente igual que la coleta, sólo que sin hacer la coleta. Sujea el “bump” o tupé  atrás  y adórnalo con un pasador, con peinetitas o con horquillas decorativas.

EL MOÑO DE BAILARINA DESHECHO. 

Imagen: http://trendyrness.blogspot.com.es

La base es el tupé con coleta, pero no demasiado volumen para no parecer la madrastra de la Cenicienta (tiene que quedar natural, es importante que el pelo esté limpio o se te abrirá mucho). Enrosca el pelo de la coleta alrededor de la goma y sujétalo con horquillas invisibles de moño (son realmente prácticas para moño jaja).  No te preocupes si el moño está un poco deshecho, así queda más natural y casual. Recuerda: el pelo tiene que estar como una patena, si no, no sale.

TRENZA BOHOCHIC DE COLA DE PESCADO

Imagen: http://www.cosascositasycosotasconmesh.com/2013/07/como-hacer-trenza-cola-de-pescado-paso.html

Vamos a usar el tupé de base (ligero volumen, no mucho tampoco). Esto es para chicas de pelo largo o muy largo. Las trenzas de lado se llevan mucho, sobre todo las de espiga. En este blog podéis aprender cómo. Si soy capaz de hacerlas yo, puede cualquiera que se lo proponga. 


MOÑO SENCILLO, PERO QUE PARECE PREMIUM

Fuente de la imagen: wikihow.com

Es uno de esos peinados que no se tarda nada en hacer, pero el resultado es genial, como si te hubieras pasado dos horas en la peluquería. Partimos de la base del tupé delante (discreto pero que dé volumen) y coleta más bien media-baja. Dividiremos la coleta en dos cabos y haremos dos mini moños de bailarina, procuraremos situarlos en diagonal. Es sencillo y rápido. Importante: mejor para chicas de pelo largo y no muy capeado. Necesitarás dos gomas finitas y varias horquillas invisibles específicas para moño. Si tienes una boda, puedes decorarlo con alguna peineta o flores.

Como Saber Si Se Me Cae El Pelo En Exceso [Video]

FAQ ¿Vas a llevar prótesis capilar o parcial por primera vez? Esta es la respuesta a las dudas más comunes

Fuente: cuantocabron.com

En primer lugar, lo más importante: no te rayes. Tú, relax.  Es decir, pasado el trago de que se te ha caido el cabello (es duro, lo sé, pero al final hay que tratar de aceptarlo y seguir adelante con tu vida), tomar la decisión de llevar un sistema parcial o una prótesis capilar tendría que ser motivo de alivio e incluso de “ilusión” por el cambio, no echarte encima una preocupación más o un agobio mayor del que ya tienes. Para eso, es mucho preferible quedarte tal y como estás :)

Es lógico y normal pasar por varias etapas. Primero, la toma de decisión. Tómate tu tiempo. Take it easy. No te estreses. Yo tardé un año en decidirme a llevar postizo pequeñito de clips, y dos años en afeitarme la cabeza y ponerme prótesis completa. Para estas cosas: cero presión. Si no es tu momento y te fuerzas o te fuerzan, lo terminarás rechazando de pleno.

Fuente: quickmeme.com

Segunda etapa: manía persecutoria y paranoia. Esto forma parte de creernos (de forma inconsciente) el centro del universo, aunque en algunas ocasiones sí es verdad que estamos bajo la mirada escrutadora de muchas amigas y compañeras de oficina, ¡parece que llevan rayos X incorporados! Pero, para tu tranquilidad, se ha avanzado mucho en posticería y apenas se nota, incluso para ojos entrenados. Si el sistema está bien planteado y estás asesorada, la transición se debe hacer poco a poco, teniendo en cuenta la cantidad de pelo biológico que tienes y el estado de tu alopecia: pero has de ser consciente de que vas a ir a mejor (sin generar un impacto tremebundo, pero, en definitiva, el cambio es a mejor). Cuando se hacen las cosas a matacaballo, venga rápido rápido, lo quiero para ayer, es lógico que el resultado no sea como te imaginabas. Busca, rebusca, consulta, prueba, despeja todas tus dudas y tómate tu tiempo. Mientras, es importante que te mentalices de esa mejoría. Si no la hubiera, ¡te quedas como estás y te ahorras la pasta!

Fuente de la imagen: www.memegenerator.es

De hecho, si te haces un cambio de look muy radical, aunque resulte paradójico, vas a desviar la atención. Ejemplo: eres morena y siempre llevas una melena lacia hasta los hombros, así que para la primera prótesis, decides un corte bob con mechas rubias. La gente se centrará en la obviedad:  -Te has cambiado de look +Sí, ¿no es evidente? -Pues te queda muy bien. Y punto en boca. En cambio, si te decantas por un sistema que sea lo más parecido a tu estilo, corte, color y peinado, puede haber -si las hay- ciertas suspicacias incómodas: -Te veo más guapa, ¿qué te has hecho? +Ummh, bueno.., nada, he ido a la peluquería. -¿En serio? Pero estás como distinta, de verdad, dime ¿qué te has hecho? ¿Es el tinte? +Bueno, ehhh… en realidad, me he puesto unas… extensiones, sí, unas extensiones de pelo natural, para dar así un poquillo de cuerpo a la melena. -¿En serio? ¿Cómo se sujetan? ¿A ver? Venga, ¡déjamelas ver! ¡Siempre he querido ponerme extensiones!

Esta segunda conversación es muy incómoda y desagradable, sobre todo si tenéis amigas o compañeras de trabajo petardas/cotillas. Por eso, a veces un cambio radical no está mal. Los hombres probablemente ni se den cuenta ni aunque llevaras una empanada gallega en la cabeza. Y esas mismas compañeras petardas seguramente al día siguiente estén cotilleando sobre Fulanita, de Administración, que se ha puesto tetas. Eso sí, es muy importante que ensayes y tengas en mente un pequeño guión para poder enfrentarte a preguntas incómodas y salir del paso. Anticiparte a estas situacione es clave. Y sobre todo, haz el cambio poco a poco. Si siempre lo llevas suelto, los primeros días hazte moño o coleta. Y viceversa. Poco a poco vuelve a tu look habitual. Lo de las lentillas de colores, cambiar la montura de las gafas (o cómprate unas gafas sin graduar y dices que eres hipster), estrenar ropa nueva (lo más llamativa a poder ser), también es una buena idea.

Tercera etapa: Ya diste el paso, ahora tienes que mantener a la criatura… ¿Qué dudas son las más habituales?

¿Cuánto te va a durar? Depende de lo que se utilice, de la manipulación, del tipo de pelo (no es lo mismo teñido de fábrica que sin teñir, ni es lo mismo chino que ruso). Es como si llevaras el mismo vestido 24 horas al día durante siete días a la semana, es lógico que termine desgastándose, cediendo por algunas zonas. Lógicamente si solo la utilizas de manera puntual, estará en buenas condiciones durante varios años.  Normalmente se recomienda cambiar la próteis cada 6-8 meses. Si es de clips, normalmente es uno al año si le das un uso intensivo (yo llamo uso intensivo a mínimo 12h al día).
¿Se mueve? ¿Se va a caer? No. Estamos mal acostumbrados a reirnos del pobre señor al que se le vuela el peluquín por la calle. No. Es un cliché. Si está bien colocado y el método de sujeción es el adecuado en tu caso (depende de la cantidad de pelo biológico que tengas debajo), no se tiene que mover prácticamente nada, incluso podrás nadar o subirte en el Dragón Khan.
¿Cómo se peina? Una de mis clientas llevaba por lo menos diez años sin pisar una peluquería (tendría cuarenta como mucho). Cuando vino a colocarse el parcial, estaba muy contenta con el resultado, se veía mucho mejor. Pasó el tiempo y nos llamó con un tremendo cabreo porque era incapaz de que le cuadrara como el primer día tras lavarlo en casa. Vino otra vez, se lo explicamos paso a paso, lo colocamos y lo peinamos de nuevo tal cual, de manera sencilla y sin mucha técnica para que ella lo pudiera hacer sola. El resultado fue el  mismo. Le quedaba bien. Esto le hizo cabrearse todavía más. ¡Ahora iba a tener que comprarse un secador de mano y al menos un cepillo, porque en casa no tenía! De hecho, no lo necesitaba porque, según nos contó, su pelo era tan fino y quebradizo que prefería no peinarse, y que, en cuatro años, no había necesitado cortarlo (ella misma). Ni tanto ni tan calvo. No es necesario que seas peluquera profesional, pero tampoco puedes ser extremadamente dejada si vas a empezar a utilizar prótesis capilar o sistemas parciales. El truco es practicar en casa, hasta que le coges el tranquillo y lo adaptas a tu forma y estilo particular.  Eso sí, hay un error bastante común: dejarlo secar al aire toda la noche
sin estilarlo, o peinarlo por separado en la cabeza de un maniqui.
Así no hay manera de que se integre (se funda) bien con nuestro pelo.  Retira la humedad
con una toalla, seca la base, colócalo sobre tu raíz también seca, marca
la raya a tu gusto con un peine fino, peinalo junto a tu cabello. De esta
manera te aseguras de que el estilismo se entremezcla con el tuyo. Para
plancharlo u ondularlo con tenacilla, exactamente igual, tiene que estar ya colocado y mezclado con el tuyo. La señora se marchó sin pagar, por cierto.
¿Cómo lavarlo? Es lógico que la primera vez te agobies, pero no te preocupes, consulta con tu proveedor antes (normalmente las instrucciones se dan por escrito). Al principio hazlo paso a paso hasta que cojas confianza, y luego podrás omitir según qué pasos. Ahora bien, nunca hagas:  enjabonar con movimientos circulares, estrujar el pelo, lavarlo enredado, frotarlo con la toalla a contrapelo, peinarlo a cepillazo limpio estando mojado, ponértelo con la base húmeda etc etc.
¿Cada cuándo hay que cortar las puntas? No te preocupes ni te obsesiones por eso. La estilista te lo tiene que dejar “fusionado”, es decir, no puede haber un escalón ni trasquilón en el que se aprecie la diferencia entre postizo y biológico. Ha de estar totalmente entremezclado para que, cuando crezca, si acaso se verá a capas muy desfilado. Se recomienda retocar las puntas cada 2 ó 3 meses, así que no te preocupes, no es algo de lo que tengas que estar pendiente cada semana.

Fuente imagen: dmodaenvzla.com
Fuente imagen: troll.me

Lo importante es que te relajes y que un sistema sirva para que tu calidad de vida cambie a mejor. Yo he sido muy burra, y las prótesis no me duraban ni tres meses (acababan defenestradas por la zona delantera). Esa torpeza -y el poco cuidado- se reflejaba en gastar más, pero tenía -y tengo- una cosa muy clara: hacer vida normal y lo que me diera la gana. Si tenía prisa por salir de casa, le metía un chorro de isopropílico y catorce cepillazos. ¿Que quería bañarme en la piscina o tomar el sol en la playa? Ni protector solar, ni pañuelos ni historias: al agua patos (así acabé un verano, con el pelo rubio verdoso).  Se me rompía el amor de tanto usarlo jeje. Me negaba a pasar del agobio de: se me cae el pelo, a la obsesión por: mejor ni lo toco ni me muevo mucho para que no se me vaya a estropear el pelo. Eso sí, en lugar de quince días a todo trapo de vacaciones en la playa, me conformaba con una semana, porque se me iba más presupuesto de la cuenta entre adhesivos, disolventes y pelos nuevos, pero bueno, ¡que me quiten lo bailao!

¿Qué significa soñar que se nos cae el pelo o que nos crece el pelo?

Esta noche he tenido una pesadilla. Cuando estoy estresada porque tengo mucho trabajo o por temas personales, los sueños son de lo más inquietantes (y no son los típicos de que te persigue el coco). Como también veo bastantes series o películas hasta que me quedo dormida, se organizan con un desarrollo totalmente cinematográfico: con personajes principales, secundarios, tramas paralelas y desenlaces. Sólo me falta ver “The End” antes de despertar. De hecho, cuando era pequeña y mi padre me mandaba a la cama, bromeaba diciendo que íbamos “al cine de las sábanas blancas”.  Quizá, en el fondo del todo, mi vocación subconsciente es ser guionista. Pero, aún no he superado la etapa de sonambulismo ni de hablar o de pegar gritos dormida. Si a eso le sumamos que ronco cual mamut lanudo, dormir conmigo es un tanto desquiciante. Creo que debería consultar con alguna unidad del sueño a ver si aceptan estudiar mi caso :)

Noctámbulos. Edward Hopper 1942.

Bueno, al hilo del mal sueño de hoy, he pensado que, a pesar de que el pelo ha sido mi obsesión hasta hace unos años, no recuerdo haber tenido pesadillas sobre este tema jamás, si acaso puede que me acuerde de algún sueño puntual sin mayor importancia (no de esos horrorosos que te despiertas acelerada y sudando). 

En una ocasión soñé que se me caía todo el pelo de la cabeza, y en otra, estaba nadando en un estanque o piscina pero mi pelo era tan exageradamente largo y tupido que se enredaba en brazos y piernas, por lo que me impedía avanzar e incluso con riesgo de ahogarme si no me movía con cuidado. Lo que me resulta paradójico es que, durante los “peores años” de trauma con mi areata, que yo creo fue de los 20 a los 23 años aprox, nunca mi subconsciente se “atrevió” a soñar nada relacionado.

Sí seguía teniendo los sueños recurrentes de toda mi vida, que siempre están relacionados con el agua (y eso que nací y me he criado en una zona altiplana de interior, concretamente de secano jaja): mares en calma o embravecidos, tormentas en alta mar, inundaciones, oleaje, lagos, estanques, manantiales, ríos, barcos, lagunas, cascadas, bucear, playas infinitas, piscinas olímpicas…   Incluso una vez recuerdo que, en época de exámenes, veía que de las paredes de mi casa manaba agua, hasta que me llegaba prácticamente al cuello :)

Creo que precisamente el dolor tan profundo que sentía al ver mi pelo caer y caer hizo que mi subconsciente lo enterrara en el abismo, para darme tregua por las noches. No obstante, seguramente muchas de vosotras tenéis pesadillas por el incordio del pelo. Y he investigado un poco por ahí qué puede significar. Obviamente,  no habría que darle más vueltas de las que tiene: tienes una pesadilla con el pelo, porque tienes un pequeño trauma relacionado con la alopecia. Igual que una persona que  ha sufrido un accidente puede revivirlo mientras duerme y no tendría mayor explicación.

Pero, existen alguna explicaciones sobre el hecho de soñar con los pelos, que pudieran estar basadas en la mitología hebrea de Sansón. He encontrado en este otro blog una reflexión fascinante:

La actriz que actúa junto a Victor Mature
en Sanson (1949) es ¡Ángela Lansbury!

El cabello  aparece en el simbolismo de muchos mitos universales. Incluso históricamente su importancia simbólica queda clara: los reyes merovingios en Francia  no se cortaban el cabello porque creían que era una señal de su realeza otorgada por Dios. Freud asocciacaba el cabello y los sueños con la potencia sexual, y con la fuerza. Cortarse el cabello en sueños puede ser imagen de impotencia, pero a pesar de Freud, debemos recordar que el cabello que producía la fuerza de Sansón crecía en su cabeza, y ésta es el asiento de la mente. El cabello puede estar vinculado a nuestros pensamientos. Se trata de un símbolo de poder individual de reflexión que conforma y orienta nuestra voluntad y nuestra visión del mundo. La fortaleza, reside en nuestra capacidad de pensar, de percibir el mundo y de procesarlo por medio de nuestra conciencia.

Es curioso que en ese blog mencionen a los merovingios, pues dicen que son los descendientes biológicos de Jesús de Nazareth, el cual tuvo una hija póstuma, supuestamente. No lo escribo con ánimo de ofender ni de blasfemar (sobre todo por las lectoras creyentes). La antropología de lo sagrado me resulta fascinante, he sido una persona profundamente religiosa (perdí la fe casi de un día para otro, me pasó lo que a San Pablo cuando se cayó del caballo pero totalmente a la inversa).

Respecto a la interpretación de los sueños relacionados con el pelo, no he hecho mayor investigación que googlear un poco, y esto es lo que he encontrado:

¿Quien tiene sueños en los que uno se queda calvo?

“El sueño de la razón produce monstruos” – Goya

Soñar con perder cabello
suele ser más frecuente en hombres que en mujeres. Sobre todo en
hombres que han pasado la pubertad. Suele ser un sueño frecuente cuando
hay cambios bruscos en el estado de ánimo. No te desesperes.

En
líneas generales, soñar con quedarse calvo, o perder el cabello
rápidamente suele traer significados negativos. Estás atravesando una
mala racha y deseas por todos los medios que acabe.

Estos sueños tienen diferentes interpretaciones en personas que ya son calvas o han perdido mucho cabello.
Soñar con quedarse calvo
cuando tenemos pelo suele darse en momentos en que la persona
que están a travesando una situación problemática y angustiosa.
También soñar con quedarse calvo suele interpretarse como miedo al
envejecimiento.

Si en el sueño perdemos el cabello a mechones
o se nos cae sin más al peinarnos suele producirse en determinados
momentos de la vida en la que nos sentimos insignificantes ante los
demás. Tenemos la auto-estima muy baja.

Si
soñamos que tenemos entradas muy pronunciadas suele originarse cuando
no queremos que llegue un determinado momento por miedo a la vergüenza o
humillación, por ejemplo, miedo para hablar en una conferencia que se
avecina.

Soñar con tener un pequeña calva se suele producir en personas con miedo al rechazo o al típico ¿ Qué dirán sobre mí ?
Soñar con ser completamente calvo o incluso no tener ningún vello en el cuerpo se origina en personas que están atravesando un grave problema.
Si
eres calvo y sueñas con un champú anticaída o un
tratamiento anticaída o de regeneración capilar que consigue
el milagro de devolverte el pelo significa cómo te gustaba verte tu
imagen del pasado. Una vuelta hacia el pasado. Estas preocupado y te
gustaría conseguir esa ansiada cabellera.

Fuente: http://www.sueño.net/sonar-con-quedarse-calvo-o-con-caida-de-pelo/

Creo que, nuestra cultura occidental nos cala tan hondo hasta el subconsciente, y por eso, al  igual que muchas personas tienen sueños recurrentes con volar o que se les caen los dientes, soñar que perdemos el pelo (sin tener alopecia en la vida real) puede signifinicar que nos sentimos impotentes o ninguneados e incluso con algún complejo de inferioridad. Hay un mecanismo por el cuál nuestro cerebro interrelaciona conceptos y los organiza según su lógica, pero no significa que tengamos que darnos cuenta de eso. Cada día vemos anuncios en los que el pelo está totalmente relacionado con el glamour y ser más atractivos, así como somos conscientes de que en otras culturas trata de ocultarse porque es un reclamo sexual. Es lógico que en momentos de bajona y de tensión, el cerebro se “desahogue” con sueños en el que se nos cae el pelo: perdemos el atractivo y la seguridad en nosotros mismos.  De hecho, esto no es extrapolable a todos los seres humamos ni en todos sus contextos, pues el componente cultural es la clave. Por ejemplo, existen varias sociedades tribales en África en las que el pelo es antiestético: tanto hombres como mujeres lo llevan siempre completamente rasurado. 

No obstante, los sueños “auspiciosos” han sido una pieza clave de la sabiduría popular (transmisión oral), y la base de decenas de mitos y leyendas (el ejemplo más paradigmático es la historia bíblica de José y los siete años de vacas flacas). Se han tenido en cuenta en absolutamente todas las culturas, como si los sueños estuvieran unidos en una especie de conciencia colectiva porque son inherentes al ser humano y, en mayor o menor medida nos preocupan (incluso los animales también sueñan).

Afortunadamente, hay muchos avances en neurociencia y los científicos conocen mucho más sobre la fisiología del sueño: son simplemente retales de la mente a los que damos demasiada importancia  “empírica”, ya que a veces son tan realistas y se trata de vivencias más o menos lúcidas que recordamos en vigilia con mucha impresión. Pero normalmente se nos olvidan pronto.


De hecho, aparte del trabajo de Freud a principios del siglo XX, no sé si hay alguna otra eminencia de la psiquiatría que refute y haya desarrollado esas teorías en la actualidad.

Ojalá me pudiérais orientar sobre este tema, ya que como persona curiosa -y bastante friki- que me considero ser, el tema de la interpretación de los sueños también es algo que me gusta :)

El post del viernes: pintalabios mágico marroquí ¡funciona!

Hola, caracola.

Belleza.facilisimo.com

Hace un porrón de años participaba en las reuniones semanales de grupos de amigos del colegio, algo similar a los boyscouts -pero sin ir al campo-. Nos dedicábamos básicamente a hacer servicio a la comunidad y a organizar eventos con trasfondo solidario: operación kilo, rifas benéficas y todo eso. Así que, cada viernes por la tarde, nos juntábamos al salir de clase en el taller de tecnología, y aunque debía tener un cariz religioso (porque el colegio era de monjas), debatíamos más bien sobre temas sociales que nos preocupaban, y tal.

La chica “catequista” era muy hippy y le encantaba viajar sola por ahí. Un día, tras las vacaciones de navidad, nos trajo un montón de souvenirs de Egipto y de Marruecos: saquitos de especias, aceites esenciales, pañuelos y pulseritas que compró en el zoco. Obviamente, por mucho “civismo” que pretendiéramos tener, nada más abrir la bolsa de regalos arramplamos con todo como gumias. Parecía el black friday.  No quedó nada, a excepción de una barra de labios muy fea de color azul, como una cera manley, que nadie quería.

Así que, como yo ya apuntaba maneras de friki, me la llevé a casa. Todavía era bastante peque (13 años o así) y aunque no tenía edad para maquillarme empezaba a hacer acopio de cosméticos, sobre todo esmaltes de uñas, colonias y brillitos de labios. Me pinté en el baño y comprobé con bastante decepción que apenas se marcaba nada. Apreté más fuerte y conseguí un ligero tono lila muy discreto. Salimos a la calle, seguramente estábamos a temperatura bajo cero, y pasamos el resto de la tarde haciendo el tonto en un parque, o quizá en los recreativos, jugando al futbolín. Cuando llegué a casa, a la hora de cenar, recuerdo perfectamente a mi madre decir: “¿Qué te ha pasado en los morros?”. Me miré en el espejo de la entrada y los tenía de color fucsia flúor.  Por mucho que me lavara con agua y jabón, incluso con toallitas desmaquillantes, no había manera de limpiarlo del todo. Le conté la historia del zoco bereber, y como era -y es-  muy aprensiva con los cosméticos que no son de marca  (tiene piel atópica como yo), me dijo que lo tirara. Creo que al final me lo quedé, seguramente esté guardado por ahí. Y la historia del labial azul se quedó ahí, enterrada en mi memoria, hasta hace pocos días porque…

www.alhucemas.info

Una amiga me enseñó orgullosa su nueva barra de labios mágica marroquí. Me dijo que lo había leído en el blog de Sara Carbonero, y que había comprado también la suya por internet.

Se trata de un pintalabios color verde Hulk. Pero no os engañéis, no es para disfrazarse de bruja ni mucho menos, sino que al aplicarlo, deja una película transparente pero pasados unos segundos el pigmento reacciona (henna) con la piel ¡convirtiéndose en un color fresa intenso! Depende de la pigmentación natural de cada labio, de la temperatura y de las capas que te apliques se verá más bien rosita natural, rosa más intenso e incluso frambuesa. Es permanente, 24 horas o más, casi no se quita al comer, ni al beber, ni al lavarte los dientes (lo acredito) y apenas deja manchas. A mí me reseca un pelín, pero te puedes echar cacao encima (no arrastra el tono).

Leyendo en internet sobre los pintalabios mágicos, me di cuenta de que el de color azul precisamente pinta fucsia intenso, y por tanto, de los más llamativos. Qué gran re-descubrimiento.

Supuestamente
están elaborados con henna y aceite de argán para
darle ese toque de untuosidad. Pero no lo tengo muy claro. Hace unos días recibí los míos (he comprado el pack de seis tonalidades de Hare), y en la barra pardójicamente sólo pone Made in Taiwan (tiene guasa la cosa).

www.testeropinion.es

Ahora, con conocimiento de causa, puedo
sacar mucho más partido a este producto. Al trabajar cara al público y aunque
procure maquillarme cada mañana, cuando pasan algunas horas no me queda nada en la cara. Estar con los labios perfectamente pintados todo el día da un
aspecto más arreglado (aunque parezca Alice Cooper, con todo el rímel corrido jajaaja). Por no hablar de las cenas, de salir de copas o de ir a un evento tipo boda sin tener que retocarte. ¡Todo ventajas!

Tengo en casa catorce mil
labiales en todos los formatos y colores habidos y por haber (en barra, en pastilla, en gel,
en crayón, con brochita, rotulador, tubo etc etc), y siempre me pasa lo mismo. Los
permanentes 24h se cuartean y me resecan una barbaridad, por lo que
no estoy cómoda. Los cremosos no me duran ni dos telediarios, por no
hablar de los glossys (o como se llamen), que, a excepción del
Juicy Tube de Lancôme (pegajoso como él solo), pasados cinco minutos no me
queda prácticamente nada. Debo de tener las paredes del estómago alicatadas de purpurina.

No obstante, hay un par de inconvenientes:

- Tienen sabor bastante amargo y rancio, a excepción del naranja que sí lleva aroma a naranja. Seguramente es por los aceites. No sé si existe alguna versión premium con aromas añadidos en todos los colores de la colección. El de mi amiga también sabe un poco mal (el suyo es el verde). Desconozco si  esto es endémico de los labiales mágicos, o si están todos pasados menos el naranja de casualidad. Si eres especial con el tema de los sabores, elige el naranja por si acaso, o bien no comas nada inmediatamente después de aplicarte la barra, espera por lo menos media hora.
- Si por motivos de trabajo no puedes -o no debes- ir muy pintada (yo qué sé, en quirófano o algo así), no te los recomiendo, porque de verdad que cuesta quitarse el color de encima. Quizá también depende del tipo de piel. Lo que más me ayuda es frotarme con una esponjita de konjac. Las venden en Mercadona por cosa de dos euros. Pero, sinceramente, suelo irme a la cama con restos de maquillaje por la cara de todas formas (ya, ya sé que es muy malo).

Estos pintalabios están a la venta
online, y bastante baratos por cierto (+/-3€). Seguramente sí los hay en
tiendas físicas (herbolarios) pero la verdad es que no he investigado.

Todavía no he tenido tiempo de usarlos todos. Depende de la temperatura corporal y ambiental oscila el tono final, pero más o menos quedan así:

VERDE: una capa genera un rosita muy natural y favorecedor (yo creo que favorece a todas, por eso es el más vendido). Dos o más capas, un rosa frambuesa intenso también muy bonito.
AZUL: con una capa queda un rosa tipo fucsia, y a más capas, más chillón.
ROSITA: un poco queda rosita candy (o rosita chicle o rosita cupcake o como se llame), dos o más capas tira a fucsia e incluso puede llegar a púrpura.
NARANJA: dicen que supuestamente es un coral (un rosa un poco anaranjado), pero yo lo veo muy similar al pintalabios rosita, aunque un pelín más intenso. También depende de la pigmentación de cada una. La verdad es que mis labios son bastante pálidos y poco definidos (y con la edad, a menos). Todos están en la gama de los colores cálidos rosas violáceos con más o menos intensidad. Si os gustan los granates y marrones o los perlados, no perdáis el tiempo :)

Me queda por utilizar el rojo (que supuestamente pinta rojo) y el morado (no me favorece, me hace más blanca). He comprado todos los que había en esa tienda, por pura curiosidad, pero si buscas algo versátil y discreto sólo con el pintalabios mágico verde te apañas bien. Si acaso, el tono rosita para maquillajes tipo princess, y el rojo para eventos especiales que requieran looks más marcados como una cena o Nochevieja. No creo que dé uso al resto, especialmente el azul  ¡que ya me jugó una mala pasada!

¡Probadlos y me contáis!

¿Cómo evitar los enredones en la nuca cuando llevas peluca?

¿Se me cae el pelo o se me rompe el pelo?

Es importante asegurarnos de qué está pasando en nuestra azotea, pues la caída o la rotura son problemas muy distintos.

Cuando se pierden entre 50 y 150 pelos al día, es una cifra totalmente normal (aunque 150 os parezca una barbaridad) porque una cabeza sana (sin problemas de alopecia de ningún tipo) tiene la capacidad de regenerarlo. Si no te lavas el pelo todos los días, es lógico que se “acumulen” en la cabeza y se desprendan de golpe en la ducha, pero no significa que se te hayan caído en ese momento.

Cada cabello tiene su ciclo: nace (anagen), crece (catagen) se queda así quietecito en latencia y muere (telogen). Generalmente el ciclo completo tiene una duración de entre 2 y 8 años. La fase catagen es la más larga, y la de latencia suele ser de un par de meses aprox. Cuando tenemos efluvio telógeno significa que un % más alto de cabellos de lo normal (lo normal es el 10%) entra en telogen a la vez, y se cae sin dar tiempo a que los pelos que vienen detrás (anagen) lo sustituyan. Esto descompensa el ciclo, y además de caída fuerte, notamos que a medio largo plazo aparecen calvitas o clareos.

imagen: www.valle36.com

Por tanto, si ahora casi casi en otoño notas más caída: no te preocupes por absolutamente nada. Es un efluvio telógeno natural. No podemos evitarlo, igual que no podemos hacer nada porque a un niño se le caigan los dientes de leche :) Sería muy ridículo que hubiera enjuagues bucales en el mercado (Dentixil anticaída o algo así) que prometieran evitarlo, ya que es un proceso natural: al final saldrán los dientes definitivos, a no ser que haya algún problema de salud (y aunque tuviera qué sé yo, piorrea, tampoco se podría evitar la caída de los de leche de todas formas).

Entiendo que muchas personas se alarmen y estén bastante asqueadas durante esta época del año, pues el pelo se verá peor, PERO, tarde o temprano se recupera (aunque tengáis alopecia).

Si te pasas la plancha cada día, te tiñes, llevas mechas o te lo permanentas (a liso o rizado):  seguramente se trate de tallos partidos (pelos rotos). Podemos considerar que los factores de caída son exógenos (básicamente lo tienes frito).  En otras ocasiones, lo que provoca más caída es la tracción: trenzas africanas, extensiones, moños o coletas muy tirantes… Y además de ver la raíz en el pelo que se cae, en la zona generalmente hay foliculitis (los poros se inflaman y tratan de “defenderse” de la agresión). También produce descamación, secreciones y picor.

Es importante que tengas el pelo en buenas condiciones, saneado y muy
hidratado (sérum sin aclarado, mascarillas hidratantes, aceite de argán o
aceite de coco y todo eso). 

Cuando se produce una alopecia por otros temas endógenos (tanto su caída natural como por algún otro problema) podrás ver la raiz en casi todos los pelitos que encuentras.  Si tienes angustia, consulta con un dermatólogo para que te haga un tricograma y valore el o los motivos de esta caída. Pero vamos, que si caes en este blog por casualidad precisamente en otoño, tranquila, es un efluvio estacional :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Popups Powered By : XYZScripts.com